España se encuentra en la media en cuanto a la velocidad permitida. Los 120 kilómetros por hora que se permite en autovías y autopistas está al mismo nivel que otros países como Bélgica, Portugal, Bulgaria, Irlanda, Polonia, Holanda, Lituania o Suiza, con sus peculiaridades.

De hecho, varios de estos países tienen diferentes límites en autovías o autopistas. En Bulgaria, por ejemplo, se puede circular a 140 kilómetros por hora en autopistas, mientras que en Polonia esa velocidad es para autovías. 100 km/hora es el límite para las autopistas de Suiza y las autovías de Portugal, mientras que en Holanda y Lituania es de 130 en autopistas. En esta última, además, se tiene que dar la condición de que sea verano ya que en la época desde noviembre a abril el límite es de 110. 

Este tipo de peculiaridades se repite en varios países que superan a España en el límite de velocidad, cuya cifra más repetida es de 130. Austria, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, República Checa y Rumanía lo tienen así sin ninguna condición mientras que hay varios que la ven aumentada o reducida en función de las condiciones climatológicas o de la propia carretera. En Francia, sin irse más lejos, el límite para autovías es de 110 así como también en condiciones adversas. Eslovenia, Grecia y Hungría comparten con Francia la primera parte mientras que Luxemburgo la segunda. En el otro extremo, los países que ven cómo se puede pisar más el acelerador son Italia, que tiene tramos de hasta 150 kilómetros por hora y Alemania, donde el límite de 130 es solo una mera recomendación. 

Por debajo de los 120 km/hora permitidos en España se encuentran el resto de países. Reino Unido lo marca en 112 ya que se pide por millas, Suecia tiene su límite en 110 al igual que Estonia en época de verano, siendo de 90 en invierno. Noruega, otro país nórdico, también está por debajo, en los 100, al igual que Chipre, mientras que Malta lo marca en 80, aunque hay tramos donde no se debe respetar. Peculiar es también Finlandia donde no hay límite de velocidad general y hay que mirar las señales continuamente. En Letonia el límite es de 90 para todas las carreteras mientras que Liechenstein no cuenta con autovías. 

Vías urbanas y no urbanas

Menos distancias hay en el resto de carreteras de los diferentes países. En las ciudades, de hecho, el límite para todos los territorios descritos anteriormente es de 50 kilómetros por hora, atendiendo a las diferentes calles y momentos que pueden rebajar la velocidad, aunque nunca estar por encima. 

En las vías no urbanas, en cambio, España está en la cima. Los 100 kilómetros por hora a los que se puede circular en carreteras con más de un metro y medio de arcén no son superados en ningún país. Solo lo igualan Alemania, Austria, Irlanda o Rumanía mientras que lo más repetido son los 90 kilómetros por hora. De hecho, solo en nueve países el límite es inferior. En 80 se sitúa en Liechenstein, Malta, Holanda, Suiza, Chipre, Dinamarca y Finlandia, y en 70 en Suecia. El Reino Unido, además, tiene el límite en 96 kilómetros por hora. 

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído