Los Mayoristas de Mercasalamanca se han reunido en la tarde de este viernes en la sede de Zaldesa con el Consejo de Administración de Mercasalamanca, una reunión que prosigue a la mantenida recientemente en la sede de la patronal. Ambas partes siguen sin llegar a un acuerdo y tampoco han acercado posturas de forma clara. El 27 de noviembre se hace efectivo el concurso de acreedores presentado por Mercasalamanca al acumular una deuda de 30 millones de euros a la que no puede hacer frente.
 
Los mayoristas aseguran que han visto cómo sus negocios peligran por cuestiones ajenas a su actividad, así como por "decisiones tomadas por el político de turno o de la gerencia designada y mantenida por éste, y no por concurso público de méritos". Consideran igualmente, que en la actual unidad alimentaria se encuentran fuera de mercado por los elevados e irracionales costes que se les pretende repercutir y por las trabas de todo orden que encuentra para gestionar sus negocios.
 
Mientras las negociaciones con la gerencia de Mercasalamanca continúan estancadas, los mayoristas buscan una nueva ubicación donde sacar adelante sus negocios. Por eso, antes de estar abocados y que se pudiera convertir en irreversible el problema, los mayoristas afectados, ante la falta de perspectivas, se plantean el traslado de sus negocios a otros municipios limítrofes, para lo cual anuncian contactos con los ayuntamientos y empresas promotoras de terrenos o naves industriales que estuvieran interesados en acoger sus actividades. Ya han establecido contactos con un ayuntamiento de un municipio junto a la capital para instalarse en su polígono industrial.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído