Desde que en junio de 2010 comenzaron los recortes salariales, los médicos españoles que trabajan en el Sistema Nacional de Salud (SNS) han perdido de media hasta el 31 de diciembre de 2012 un del 25% de su poder adquisitivo, e incluso más si se tiene en cuenta la subida del IRPF decretada el año pasado, que les vuelve a castigar especialmente. Ésta es una de las principales conclusiones que se desprenden del libro presentado por la Confederación Estatal de Sindicato Médicos (CESM) y titulado 'Compilación, estudio, análisis y comparaciones de las retribuciones de los médicos del SNS' entre los años 2010 y 2012. Una iniciativa cuya autoría corresponde al Sindicato Médico de Navarra y que da continuidad a otra similar llevada a cabo en 2006 con datos de los años precedentes.

Uno de esos casos o radiografía-tipo es el de un médico cualquiera de hospital con veinte años de antigüedad y que percibe el complemento de exclusividad o asimilado. Este profesional habría cobrado en 2010, sin tener en cuenta el recorte producido a partir de junio, un sueldo bruto por jornada ordinaria de 64.112 euros, mientras en 2012 percibió un total de 56.104 euros. La diferencia en su contra es de 8.008 euros, un 12% menos, a lo que hay que sumar la inflación acumulada entre el 1 de enero de 2010 y el 31 de diciembre de 2012 (9,6% según el Instituto Nacional de Estadística), lo cual, sumado al porcentaje anterior supone una pérdida adquisitiva del 22%. 

Pero es que la tijera también se ha aplicado a las dosjornadas de guardias o atención complementaria que hace al mes, con lo que el menoscabo real en su nómina llega al 25%, e incluso lo supera si el médico del que estamos hablando (recordemos que es una imagen-tipo) realizaba actividad asistencial fuera de la jornada ordinaria. Este tipo de actividad (en la que hay que incluir las conocidas como peonadas) o ha desaparecido en algunos servicios autonómicos de salud o se ha reducido al mínimo, además de haberse reducido de forma generalizada su retribución, por lo en el caso de quienes la hacían supone un quebranto a mayores en lo que cobran a fin de mes. 

Por otra parte, hay que recordar que el incremento en el IRPF que entró en vigor en 2012 ha repercutido muy negativamente en el tramo de ingresos en el que se sitúa nuestro médico, razón por la cual no resulta en modo alguno disparatado concluir que la pérdida real de poder adquisitivo bien puede llegar, o superar, el 30% en un porcentaje significativo de profesionales.

Las comunidades autónomas que mejor y peor pagan 

Por lo demás, la situación de ese profesional que sirve de modelo puede variar notablemente dependiendo de la comunidad autónoma en la ejerce. Los extremos están representados, de un lado, por Ceuta y Melilla, gestionadas por el antiguo INSALUD (hoy denominado INGESA), donde el sueldo bruto anual de un médico de hospital 20-35 años de antigüedad, exceptuando guardias, ascendió el año pasado a 70,301 euros; y de otro, por Asturias, comunidad en la que esa cantidad fue de 46.143 euros, es decir, casi un 35% menos que en las dos ciudades autónomas.

Se puede argüir que esta comparación está distorsionada por el hecho de que los profesionales ceutíes y melillenses cobra un “plus de residencia” que les supuso el año pasado un extra de 10.575 euros (cantidad, por cierto, que para sí quisieran los médicos de Canarias y Baleares, donde el concepto de “insularidad” es prácticamente testimonial y no influye por tanto significativamente en sus nóminas). Pero es que incluso si se prescinde de ese factor, las diferencias siguen siendo acusadas. La comparación habría que establecerla entonces entre Cataluña, donde los médicos de los hospitales propios del ICS (es decir, los no concertados) percibieron el año pasado un total 65.240 euros brutos, y Asturias de nuevo (-29,1%), Navarra (-21,6%) o Valencia (-21,5%).

Tras Cataluña, el médico supera la media de 56.104 euros brutos si trabaja en Madrid (59.240 euros), Murcia (58.777), Euskadi (58.597), Andalucía (58.103), Galicia (56.539) y Canarias (56.387). Y se sitúa por debajo de la media si lo hace en Aragón (55.975), Castilla y León (55.865), Castilla La Mancha (53.996), La Rioja (53.424), Extremadura (53.171), Cantabria (52.781), Baleares (52.063), C. Valenciana (51.231), Navarra (51.143) y Asturias (46.143).

Los emolumentos anteriores varían si las antigüedad computada es de sólo 5 años (la media salarial se reduce entonces a 45.651 euros) o supera los 35 años (61.594 euros de media), aunque en lo que concierne al ranking por CCAA, la tónica se mantiene. Comparativamente, los mejores sueldos están en Ceuta y Melilla, el Catualuña-ICS, Euskadi, Murcia y Madrid, mientras que ocupan las últimas posiciones La Rioja, Baleares, C. Valenciana, Navarra y Asturias.

 
Atención Primaria

En los Equipos de Atención Primaria (EAP) la retribución media bruta de un médico con exclusividad ha pasado de 53.789 euros en 2010 (sin tener en cuenta el recorte de ese año) a 48.146 euros brutos en 2012, lo que supone una reducción del 10,51%. Los mayores descuentos, expresados en porcentajes, se han producido en Cataluña-ICS (-16,2), Andalucía (-13,2), Navarra (-12,1), Comunidad Valenciana (-11,57), Cataluña-XHUP (-11.0) y Extremadura (-10,7). En el caso de los profesionales sin complemento de exclusividad (sus emolumentos medios fueron 50.274 euros en 2010 y 45.018 en 2012), el recorte es muy similar (10,46%), y también se sigue la pauta en cuanto a las CCAA donde ha habido más descensos. La comunidad menos afectada en ambos supuestos ha sido Euskadi, donde los recortes durante el periodo 2010-2012 se han situado en el 7,86%.

Médicos residentes

Sobre los médicos internos residentes (MIR) el estudio de CESM recoge el supuesto práctico de un R-2 que realiza una media de 3 guardias al mes en días laborables (un total de 36 guardias al año de 17 horas cada una) y una de 24 horas en día festivo (6 al año en sábado y otras 6 en domingos) más otra guardia de 24 horas en un día especial (como son, por ejemplo, las fechas de Navidad y Año Nuevo). 

La pérdida salarial media en este ejemplo es de 3.226 euros (11,1%), que es la diferencia que media entre lo que hubiera cobrado en 2010 (32.085 euros brutos) sin el recorte que tuvo lugar a partir de junio de ese año y lo que percibió a lo largo de 2012 (28.858 euros). Las comunidades que han superado esa media han sido Castilla La Mancha (-7.447 euros), Navarra (-4.489) y Andalucía (-3.943), mientras que en el extremo opuesto se sitúan Canarias (-2.612), C. Valenciana (-2.598) y Euskadi (-1.570).

Actualmente, los R-2 mejor retribuidos (porque superan la media del resto de las CCAA) trabajan en Ceuta y Melilla (37.212 euros anuales brutos), Navarra (30.934), Euskadi (30.088), Extremadura (29.872), Cataluña-ICS (29.872), C. Valenciana (29.428) y Baleares (29.190). En los últimos lugares se encuentran Andalucía (26.534 euros brutos anuales), Madrid (26.859) y Castilla y León (26.658).

 
Muy por debajo de la media europea
 
La Federación Europea de Médicos Asalariados (FEMS), a la que pertenece CESM, presentó en septiembre de 2011 un informe que deja claro que el sueldo del médico de hospitales en España está muy por debajo de lo que cobran los colegas europeos. De acuerdo con estos datos, pese al prestigio que tiene nuestro SNS y por consiguiente los profesionales que en él trabajan, resulta que los médicos españoles cobramos la cuarta parte de un colega belga, tres veces menos que un danés o la mitad que un sueco o francés.

El estudio de la FEMS no abarca al conjunto de los países que conforman la UE-28 (no ofrece datos sobre Holanda o Luxemburgo, por ejemplo), pero los que sí aporta puede decirse que hablan por sí mismos. Son los siguientes: Bélgica (231.00 euros brutos anuales), Dinamarca (186.000), Italia (140.000), Reino Unido (136.000), Holanda (124.600), Finlandia (114.380), Francia (110.458), Suecia (108.300), Alemania (104.500), Austria (89.500), Irlanda (88.732). Se explica así, al margen de otras razones (como el repunte del paro en el sector), que el número de médicos españoles que se van a trabajar fuera no haya dejado de aumentar en los últimos años, lo que supone una gran pérdida de capital humano (y de la inversión económica realizada por toda la sociedad en la formación de estos profesionales).

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído