Cerca de 15.600 desempleados sin prestación de la provincia de Salamanca y los que perciban rentas mínimas de inserción no pagarán nada por los medicamentos a partir del verano. Sin embargo, los 76.477 pensionistas comenzarán a costearse los fármacos, aunque lo harán en función de su renta y también en el plazo aproximado de dos meses, según lo acordado en el Consejo Interterritorial de Salud por el Gobierno y las autonomías para ahorrar, junto a otras medidas, unos 7.000 millones. 
 
De esta forma, los pensionistas salmantinos, que perciben una prestación media de 755 euros, tendrán que pagar ocho euros mensuales si reciben rentas anuales inferiores a los 18.000 euros, y 18 euros, los que perciban entre 18.000 y 100.000 euros. Además, aquellos que vivan con rentas superiores a los 100.000 euros aportarán como máximo 60 euros cada mes. Las cantidades abonadas que superen las barreras fijadas serán devueltas semestralmente. 
 
El Ejecutivo autonómico ha calculado que asumirá entre 600 y 700 millones de los 10.000 de ahorro previstos por el Gobierno central en educación (3.000) y sanidad (7.000). Por ello, estas medidas podrían suponer entre 400 y 500 millones de rebaja. El gasto en fármacos de Castilla y León ronda los 1.000 millones, lo que supone prácticamente el diez por ciento de los presupuestos de la Junta. De ellos, 700 millones corresponden a las medicinas dispensadas en las oficinas de farmacia, que la Consejería de Sanidad defiende que paga al día y el resto a la farmacia hospitalaria, donde ha habido retrasos y que se afrontarán mediante el plan de pago a proveedores impulsado por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. 
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído