La clave para cambiar el modelo económico español pasa porque las pymes innoven y para conseguir la financiación adecuada y poder hacerlo es fundamental que se valoren sus activos intangibles y su capital intelectual, según un estudio elaborado por la Universidad Autónoma de Madrid (UAM)y presentado hoy en Salamanca. Paloma Sánchez, catedrática de Economía Aplicada por la institución académica madrileña y responsable de la investigación, ha inaugurado hoy la parte presencial del Máster en Estudios Sociales de la Ciencia y la Tecnología de la Universidad de Salamanca y ha propuesto la realización de informes que avalen el potencial de las pymes.
 
El trabajo de investigación se desarrolló en la Cátedra UAM-Accenture en 2010 y 2011. "El objetivo es ver en qué medida podemos utilizar la innovación para modificar el modelo productivo español. En el primer año, consultamos a expertos para saber qué cosas había que cambiar en el país para que la innovación fuera un motor del cambio de modelo productivo y detectamos que una de las principales barreras era la falta de financiación de las pymes", ha explicado la experta a DiCYT (www.dicyt.com).
 
En el segundo año, "hemos explorado qué se puede hacer para que las pymes obtengan con más facilidad recursos financieros para innovar. El resultado de nuestro estudio muestra que deberían gestionar mejor sus activos intangibles, su capital intelectual y elaborar un informe sobre ellos para presentárselo a las instituciones financieras", ha comentado.

Este informe tendría que tener ciertas características de homogeneidad, rigor y posibilidad de verificación externa. Por ejemplo, "un intangible para una empresa es la confianza y la fidelidad que de sus clientes. Si la empresa llega al banco diciendo que el 80% de sus clientes están contentos, el banco no puede comprobarlo, pero si está soportado por unos documentos realizados de una manera estándar y ese informe está verificado por expertos independientes que dicen que los mecanismos que ha seguido la empresa para comprobar que sus clientes están satisfechos son correctos, eso ya puede tener un valor", afirma.

 
En opinión de Paloma Sánchez, es importante concienciar a las pymes sobre la necesidad de innovar. "En España tenemos unas 40.000 empresas innovadoras y la mayoría son grandes, ya saben que la innovación es rentable y que, si quieren seguir en los mercados, tienen que seguir haciéndolo. Sin embargo, las pymes no están convencidas de ello, hay que hacer un esfuerzo y la acción política debe ir más dirigida hacia ellas", apunta.
 
En el estudio se proponen algunas acciones que apoyarían la innovación y que "no son costosas necesariamente, no implican aportar a las pymes cuantiosos recursos, es más una labor de difusión, de hacer llegar mensajes a la sociedad de que esto es clave y las pymes pueden innovar", indica.
 
La experta asegura que para innovar no es imprescindible hacer I+D. "Una empresa puede innovar adquiriendo el conocimiento que otros han desarrollado y aplicándolo en su proceso productivo. Es decir, puede generar nuevos productos, nuevos procesos y nuevas formas de organización nutriéndose del conocimiento que han desarrollado otros. Ese es el tipo de mensaje que hay que hacer llegar y sobre todo que con eso van a ganar dinero sin ser imprescindible el aporte de fondos adicionales, es un mensaje útil en tiempos de recortes", comenta.
 
El Máster en Estudios Sociales de la Ciencia y la Tecnología, organizado por el Instituto de Estudios de la Ciencia y la Tecnología (eCyT) de la Universidad de Salamanca, que tras su parte 'on line' inaugura ahora su parte presencial, cuenta con una veintena de alumnos que se formarán en cuestiones de gestión, comunicación y política científica. El objetivo de este máster y de otros es "formar profesionales que sean capaces de llevar la innovación a las empresas o a las instituciones en las que lleguen a trabajar", asegura la especialista.
 
Paloma Sánchez es doctora en Ciencias Económicas, Técnico Comercial y Economista del Estado. Catedrática de Economía Aplicada de la Universidad Autónoma de Madrid, representó a España en el Comité de Política Científica y Tecnológica de la OCDE desde 1985 a 2002 y presidió dicho comité entre 1991 y 1993.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído