Por sexo, el salario de las mujeres con discapacidad fue de 17.208,6 euros de media por trabajadora y año en 2013, mientras que para los hombres fue de 20.535,4 euros. El salario de las mujeres fue, por tanto, un 16,2% inferior al de los varones, diferencia menor que en el caso de la población sin discapacidad (24,3% más bajo).

Sin embargo, se detectaron menos desigualdades salariales entre la población femenina con y sin discapacidad (el salario de las primeras fue un 12,1% menor que el de las segundas), que en el caso de los hombres (cuyo salario fue un 20,5% inferior en presencia de discapacidad).

Cabe destacar que, a medida que aumenta la edad y la experiencia, las diferencias salariales disminuyen (como sucedió en 2012), aunque en ningún caso la ratio salarial llega a superar el 82%. Es decir, el salario de las personas con discapacidad para ningún grupo de edad distó menos del 18% del de las personas sin discapacidad.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído