El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha confirmado que el recibo de la luz se encarecerá un 3% a partir de enero, mientras que el gas y el butano no verán incremento alguno. Antes de comparecer la Comisión de Industria, Energía y Turismo del Congreso de los Diputados, Soria reiteró que el Gobierno no va a modificar los peajes de acceso, que determinan el 50% de la factura de la luz, por lo que la variación que sufrirá el recibo es “puramente de mercado”. Además, Soria confirmó que las contrataciones por debajo de los 3 KW van a seguir perteneciendo al Bono Social.

El pasado viernes tuvo lugar la subasta energética que determina el incremento del recibo de la luz a partir de enero. Así, el recibo de la luz sube ese 3% porque el Gobierno mantiene congelados los llamados peajes de acceso, pues la subasta Cesur concluyó con una subida del coste de la energía del 6%. Una vez realizados ajustes, como Industria mantiene la decisión de no modificar el coste de los llamados peajes, el recibo de la Tarifa de Último Recurso (TUR) se encarecerá la mitad de este incremento en la subasta. Este año, la evolución del recibo de la luz ha tenido altibajos. En las revisiones de marzo y julio, el precio de la tarifa eléctrica subió un 7% y un 3,95% y, tras aplicarse la subida del IVA, en el tercer trimestre bajó un 2,3%.
 
Pese al anuncio de congelar las tarifas por parte del Gobierno, que suponen un 50% de la factura eléctrica, el Ministerio de Industria ha elaborado un proyecto en el que se contempla aplicar en la factura de la luz unos recargos que variarán según la potencia contratada y el consumo mensual. Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), estos recargos  supondrán para un hogar medio un encarecimiento de la factura del casi el 3% anual, y todo ello, a falta de conocer la subida que el Ministerio apruebe para la Tarifa de Último Recurso (TUR) después de la subasta. 
 
Este recargo aparece en las orden de peajes, y  afectará tanto a clientes que tengan la TUR, como a clientes que estén en el mercado libre y tengan potencia contratada entre 3 y 10 kW. Cada nivel de potencia tiene sus propios niveles de recargo. Según los cálculos de la OCU, la subida anunciada supone un encarecimiento de la factura media de unos 22 euros anuales . Así, un hogar medio, que tenga contratada una potencia de 3.45 kW y  realice un consumo anual de 3500 kwh pagará al año por su recibo de la luz unos 778 euros.
 
Discriminación Horaria y Tarifa Nocturna
 
Y la subida aún será mayor para los clientes con Discriminación Horaria, continúa la OCU. A pesar de que la mayor eficiencia energética es el argumento utilizado por el Ministerio para justificar el nuevo aumento, a estos consumidores, se les “penaliza” con un recargo mucho más oneroso para ellos, ya que se aplica con consumos más bajos (con sólo 876 kWh de consumo al año ya tienen recargo, frente a los 2280 de los clientes sin Discriminación Horaria) y sobre todo con penalizaciones un 40% más elevadas que las penalizaciones del resto de clientes.
 
Por ejemplo, un hogar que tenga tarifa con Discriminación Horaria, con potencia contratada de 6.9 Kw y un consumo anual de 4500 kW  (de ellos el 40% en horario valle), ya se posicionará con el máximo recargo lo que provocará una subida del 9,3% en su factura de la luz es decir 88,48 euros más al año. Y peor aún será la situación que los antiguos clientes de Tarifa Nocturna con potencia contratada en torno a los 10 kW y consumo que superan los 10000 kWh al año. Para este perfil de consumo la subida será del 15,2 % , con diferencias en la factura del 236 euros al año.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído