El Ministerio de Industria ha dado marcha atrás a su plan de cobrar un recargo en el recibo de la luz con los nuevos peajes progresivos. Las críticas de consumidores y organismos oficiales, en concreto la comisión de la energía, han llevado al Gobierno a replantearse la fórmula con la que se pretendía incentivar el ahorro, aunque desde las asociaciones de consumidores se alertaba de que realmente encarecería los recibos de la mayoría de los usuarios.

En concreto, el proyecto en el que se contemplaba aplicar en la factura de la luz comprendía unos recargos que variarían según la potencia contratada y el consumo mensual. Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), estos recargos  supondrían para un hogar medio un encarecimiento de la factura del casi el 3% anual. Este recargo aparecía en las orden de peajes, y  afectaba tanto a clientes que tengan la TUR, como a clientes que estén en el mercado libre y tengan potencia contratada entre 3 y 10 kW. Cada nivel de potencia tenía sus propios niveles de recargo. Según los cálculos de la OCU, la subida anunciada suponía un encarecimiento de la factura media de unos 22 euros anuales . Así, un hogar medio, que tenga contratada una potencia de 3.45 kW y  realice un consumo anual de 3500 kwh pagaría al año por su recibo de la luz unos 778 euros.
 
Y la subida aún sería mayor para los clientes con Discriminación Horaria. A pesar de que la mayor eficiencia energética era el argumento utilizado por el Ministerio para justificar el nuevo aumento, a estos consumidores, se les penalizaría con un recargo mucho más oneroso para ellos, ya que se aplicaba con consumos más bajos (con sólo 876 kWh de consumo al año ya tienen recargo, frente a los 2280 de los clientes sin Discriminación Horaria) y sobre todo con penalizaciones un 40% más elevadas que las penalizaciones del resto de clientes.
 
Por ejemplo, un hogar que tenga tarifa con Discriminación Horaria, con potencia contratada de 6.9 Kw y un consumo anual de 4500 kW  (de ellos el 40% en horario valle), ya se posicionaría con el máximo recargo, lo que provocaría una subida del 9,3% en su factura de la luz, es decir 88,48 euros más al año. Y peor aún sería la situación que los antiguos clientes de Tarifa Nocturna con potencia contratada en torno a los 10 kW y consumo que superan los 10000 kWh al año. Para este perfil de consumo la subida hubiera sido del 15,2 % , con diferencias en la factura del 236 euros al año.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído