La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha asegurado en Valladolid que “ningún extranjero va a quedar desatendido” tras las reformas del Sistema Nacional de Salud y que simplemente las personas que no tengan tarjeta sanitaria tendrán que abonar el coste de esa asistencia. La ministra insistió en que, en todo caso, estarán “especialmente asegurados” la atención a los menores, las mujeres embarazadas, los tratamientos de urgencia y el seguimiento de las patologías crónicas para las personas ‘sin papeles', así como el control de las enfermedades transmisibles. Mato justificó legalmente estas medidas en que la Ley General de Sanidad de 1986 ya lo preveía así.
 
Ana Mato hizo estas declaraciones al comienzo de una reunión con los consejeros de Sanidad de ocho comunidades autónomas que se celebra en Valladolid y que pretende debatir “en profundidad” sobre el “papel” de estos profesionales en el Sistema Nacional de Salud, su marco regulatorio, su motivación y su desarrollo profesional, una cuestión que calificó de “crucial” para “la eficiencia, la calidad y la sostenibilidad” del sistema público. En este sentido, señaló que en la política de personal “se deberá tener en cuenta la combinación acertada de criterios de eficiencia en la gestión y la necesaria motivación de los profesionales”.
 
En cuanto al ahorro farmacéutico gracias al copago que entró en vigor el pasado 1 de julio, Ana Mato recordó que en su primer mes de vigencia el gasto en medicamentos bajó un 23,93 por ciento, con menos recetas facturadas y menos gasto medio por receta, lo que supuso un ahorro directo de 221 millones de euros, lo que calificó de “extraordinaria noticia para el conjunto de la sanidad pública”. Por último, destacó el “progreso” en la implantación de la E-salud, asegurando que “en los próximos meses” todos los españoles tendrán acceso a la historia clínica digital y la receta electrónica.
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído