En un mundo cada vez más globalizado, los miembros que constituyen las empresas son cada vez más diferentes entre sí. De un tiempo a esta parte no existe un único perfil profesional gracias a la diversidad, cuyas causas pueden ser de cualquier tipo: raciales, culturales, físicas, religiosas, etc. Es por ello que se hace necesario que el empresariado asuma que todos estos factores están en constante convivencia y tienen una repercusión en el rendimiento empresarial.

Para mejorar esta adaptabilidad, la Fundación General de la Universidad y Salamanca Acoge han organizado una jornada, “Descubrir y potenciar el talento de tus trabajadores: cambio de chipe, mirando a la diversidad”, en Caja Rural con el objetivo de que los profesionales tomen conciencia de la necesidad de gestionar activamente esta diversidad y de esta manera potenciar el talento individual.

“Queremos hacer ver que las personas diferentes no son una fuente de problemas, sino todo lo contrario”, ha señalado Laura Belda, representante de Red Acoge en Salamanca y experta en Gestión de la Diversidad en la Empresa. Tras una primera parte vivencial donde los 15 asistentes han participado activamente, la segunda se ha compuesto de una mesa de experiencias con las ponencias de Quesería La Antigua de Fuentesaúco, Galdea Grupo Farmacéutico y Bureau Veritas.

“Esta iniciativa surge debido a las leyes de no discriminación. No hay que contratar gente sólo por lo que se ve por fuera”, ha asegurado Belda.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído