El último informe de la Federación de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), correspondiente al pasado mes de septiembre, muestra que la morosidad del sector privado ha ascendido a 85 días, cuatro más que el año pasado y por encima de la media de las administraciones públicas. Cabe recordar que el límite legal de pago de facturas es sesenta días para el sector privado, el doble que las administraciones.

La gran empresa ha subido en cinco días el tiempo de demora para pagar sus facturas (hasta los 131 días), las empresas de entre 250 y 1.000 trabajadores pagan en 121, lo que supone seis días más que hace un año y las que tienen entre 50 y 250 trabajadores pagan una semana más tarde que hace un año. Las empresas que cuentan con entre 9 y 50 trabajadores han incrementado, en el último año, cinco días los plazos de pago con sus autónomos hasta los 68 días.

Por su parte, las transacciones que se realizan entre autónomos y de las empresas de menos de 10 trabajadores se han reducido un día la media en la que tardan en pagar a otras pequeñas empresas en el último año. Dato que refuerza la afirmación de que son las únicas que pagan conforme a los plazos que establece la Ley (57 días las empresas de menos de 9 trabajadores y 54 los autónomos) y que siguen realizando importantes esfuerzos en pagar en tiempo y forma sus facturas.

La mitad de los autónomos encuestados, el 56%, afirma cobrar sus facturas en menos de 90 días, el 35% tarda entre 91 y 180 días y el 8% de los autónomos tarda más de seis meses en cobrar las facturas emitidas, de los que el 3% se tiene que esperar más de 365 días, es decir, un año, en cobrar un servicio que ha prestado. 

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído