El informe hace hincapié en que, pese a que la preparación profesional de mujeres y hombres es similar, las aspiraciones y la previsión frente a la jubilación están marcadas por las "diferencias en el nivel de vida", según recoge www.rastreator.com. La necesidad de conciliar la vida laboral y la familiar hace que en muchas ocasiones sean las mujeres las que interrumpan su trayectoria profesional para poder hacerse cargo de su familia, por lo que los trabajos a tiempo parcial o la interrupción de su vida laboral reducen drásticamente sus ingresos. Premisa que, además, aumenta su "inseguridad y la dependencia de su cónyuge".

El poder adquisitivo de las mujeres es inferior al de los hombres debido a estas cuestiones, pero también a su salario y condiciones laborales, que dificultan su preparación para la jubilación. Según los datos de Aegon, las mujeres ingresan una media de 19.000 euros al año, frente a los 27.000 de los hombres, por lo que son ellas las que tienen menos capacidad de ahorro de cara a la jubilación.

Sólo una de cada diez mujeres dice estar ahorrando lo suficiente para lograr los ingresos necesarios para su jubilación, frente al 23% de los hombres. El 24% de ellas dice que no cuenta con ingresos suficientes como para ahorrar, una cifra que se reduce al 19% en el caso de los hombres. En términos globales, sólo seis de cada diez ciudadanos afirman no tener ningún tipo de ahorro privado para hacer frente a su jubilación, según el último Observatorio Caser Pensiones 2014.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído