MANIFIESTO  DE LA DIPUTACIÓN DE SALAMANCA CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO

La violencia de género nos ha sorprendido este verano con un repunte en el número de mujeres muertas a manos de quienes constituían sus parejas o exparejas. Y no solo han muerto mujeres, también menores, siendo ésta una constante en aumento en nuestros días. 
Y esto ocurre aún cuando nuestro país dispone de una legislación y servicios sino suficientes, sí al menos por encima de otros países de nuestro entorno. 
Las Naciones Unidas definen la violencia contra la mujer como "todo acto de violencia de género que resulte, o pueda tener como resultado un daño físico, sexual o psicológico para la mujer, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la privada". 
La violencia, como forma de resolución de los conflictos debe ser descartada. Las diferencias han de ser resueltas mediante métodos pacíficos. Y esto sirve para cualquier tipo de violencia. Lo que la hace particular a la violencia por razón de género es que afecta al ámbito de las relaciones afectivas de pareja, ámbito muy cercano y en el que nos identificamos la mayoría de las personas. Se trata de un fenómeno mundial que no es nuevo en el que subyace la consideración de inferioridad de las mujeres, y por tanto la justificación de la desigualdad entre hombres y mujeres. 
No son solo las mujeres y menores muertos lo que nos preocupa, ya que éstas son solo una parte de la enorme realidad que constituye la violencia de género. Es su extensión y consecuencias  la que nos mueve a manifestar nuestro rechazo y compromiso para seguir avanzando. Avance es sin duda que se consideren víctimas directas a los menores a cargo de las mujeres que también lo son, y a las mujeres a quienes han sido arrebatados sus hijos por efecto de esta lacra. Avance es también la revisión de las escalas de riesgos aplicados por la Policía.  Y avance es también la existencia de servicios para aquellas situaciones familiares que, sin ser violencia de género, implican la existencia de un conflicto que puede degenerar en violencia.
Pese a ello, y vista la realidad, hemos de seguir avanzando y por ello
MANIFESTAMOS:
Nuestro rotundo rechazo a la violencia contra las mujeres y a cualquier otro tipo de violencia ya que impide el normal desarrollo de las personas y de la convivencia. La violencia contra las mujeres es una violación de los Derechos Humanos.
Que consideramos necesario mantener y mejorar los servicios específicos de atención a víctimas de violencia de género, a las que procuran una atención integral y recuperación de su situación. Potenciar las unidades responsabilizadas en nuestras instituciones de tal atención, instaurar en las mismas la cultura de la gestión de caso y acompañamiento social así como la creación o consolidación de equipos multidisciplinares constituirán objetivos ineludibles en el desarrollo del Acuerdo 130/2015, de 10 de septiembre, de la Junta de Castilla y León, por el que se establecen las directrices de funcionamiento en Castilla y León del modelo de atención integral  a las víctimas de violencia de género ?Objetivo Violencia Cero?.
Que la coordinación entre las distintas administraciones con competencia en la materia y la integración de todos los dispositivos es necesaria y además un buen mecanismo para identificar casos y ahondar en la resolución. 
Que en las relaciones de adolescentes se pueden empezar a gestar los malos tratos, por ello nos interesa que los jóvenes identifiquen las actitudes, los comportamientos, las creencias que inician el camino de la violencia.
La educación en la resolución pacífica de los conflictos no es una materia que deba tratarse solo en el ámbito de la educación reglada. Debe ser introducida en todos los ámbitos de intervención socioeducativa y comunitaria.
 Que hay que seguir realizando campañas de prevención y sensibilización dirigidas a la población en general para poder entender el fenómeno y sobre todo aislar a quienes ejercen la violencia para conseguir sus objetivos. 

ALICIA GARCÍA, CONSEJERO DE FAMILIA E IGUALDAD DE OPORTUNIDADES DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN

Si, alto y claro; #YoDigoCero a los asesinatos de mujeres por el hecho de serlo; #YoDigoCero a la violencia, ejercida de muchas formas, sobre madres, hermanas, hijas o amigas; #YoDigoCero al sufrimiento cruel que padecen las víctimas, #YoDigoCero al silencio cómplice que ampara la violencia; #YoDigoCero a los estereotipos, prejuicios y roles que alimentan el odio machista contra la mujer; #YoDigoCero a una sociedad en la que tenga cabida cualquier tipo de violencia contra la mujer.
Y estoy plenamente convencida de que este sentimiento es compartido por toda la sociedad de Castilla y León, una sociedad solidaria y comprometida con la dignidad de la mujer, que rechaza frontalmente que el mero hecho de ser mujer suponga un factor de riesgo, incluso para nuestra propia vida. Es por ello por lo que hemos elegido el lema #YoDigoCero para difundirlo en redes y medios de comunicación con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.
Una jornada para el recuerdo y la reflexión; cientos de actos simbólicos y llamamientos, sin duda imprescindibles, se sucederán a lo largo de la jornada, pero la lucha contra la violencia de género ha de imbuir cada día de nuestra vida, es un camino en el que no caben treguas, excepciones, ni componendas.
Lamentablemente, y a pesar de los recursos y esfuerzos que se realizan desde múltiples instancias, la violencia de género no cesa. Todos conocemos los últimos casos que han ocurrido en Castilla y León, alguno de los que han terminado con la vida de las mujeres víctimas. Quiero recordar a Rachida y Carmen, cuyos maltratadores les arrebataron la vida este año. Quiero, desde estas líneas, solidarizarme con sus familias condenando encarecidamente estos actos.
Trabajando de forma conjunta, en red y haciendo un seguimiento proactivo de cada uno de los casos, detectando rápidamente las situaciones de riesgo y actuando con celeridad y eficacia, podremos lograr los resultados que todos deseamos. En esto se basa nuestro nuevo modelo de atención integral a las víctimas de violencia de género ?Violencia cero?, cuyas directrices ya aprobó la Junta de Castilla y León el pasado septiembre. En estos momentos estamos trabajando en implantar el funcionamiento del modelo para poner en marcha todos los procedimientos a partir del año que viene.
No quiero olvidar la necesidad de ahondar en la prevención y sensibilización, sobre todo de nuestros menores, adolescentes y jóvenes para inculcarles, desde las primeras etapas de sus vidas, la cultura del respeto, de la igualdad y de la no violencia. La educación en valores de igualdad y respeto es esencial para que la violencia de género sea erradicada. Debemos, por ello, volcarnos en estas actuaciones que destruyan los tabúes, los prejuicios negativos y las ideas preconcebidas que desemboquen en conductas basadas en la superioridad, en la falta de respeto, en la violencia verbal y física.
Quiero recordar, por último, que es posible salir de la violencia y volver a recuperar la dignidad, la libertad, y la propia vida. Nuestro reto, en el que vamos a empeñar todo nuestro esfuerzo y dedicación es avanzar por el único camino admisible: la erradicación de la violencia de género de nuestra sociedad.

PARTIDO POPULAR

El Partido Popular con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, declarado por Naciones Unidas en 1999, desea:
Expresar su rechazo y el de toda la sociedad a cualquier forma de violencia ejercida contra las mujeres, así como su firme compromiso para su erradicación impulsando todas las medidas necesarias.
Manifestar que la violencia en todas sus manifestaciones, la trata de mujeres y niñas, el acoso sexual, la violación, el matrimonio forzoso, los crímenes cometidos supuestamente en nombre del ?honor? y la mutilación genital, se ejerce contra las mujeres por el mero hecho de serlo y constituye un grave atentado contra la dignidad personal, la integridad y los derechos fundamentales de quienes la sufren y también, de sus hijos e hijas así como de menores a cargo.
Mantener su compromiso con las víctimas, animando a los ciudadanos a unirse en la lucha contra esta lacra social  y trasladar un mensaje positivo  de confianza y superación.
Destacar que, por primera vez en España, se ha puesto en  marcha una Estrategia Nacional para la Erradicación de la Violencia contra la Mujer, para dotar al sistema de prevención  y asistencia de herramientas más eficaces, así como otras normas  que atienden también a las necesidades de las víctimas de otras formas de violencia y singularmente,  a las  víctimas de trata con fines de explotación sexual.
Implicar a toda la sociedad y en particular a las personas más cercanas a la mujer maltratada, amigos, familiares, compañeros de trabajo en la lucha contra la violencia, para que las ayuden a salir de esta situación.
Involucrarla también en la prevención de futuras conductas violentas, no sólo entre los adultos sino también  entre los jóvenes, a través de la educación en casa  y en la escuela. En este sentido, se han adecuado las medidas a las nuevas tecnologías a través de la aplicación Libres que permite detectar las primeras señales de maltrato desde el móvil.
Continuar mejorando en la atención integral y personalizada de las víctimas, que a través de las llamadas al 016 tienen un vehículo de denuncia, accesible ahora  también para  las víctimas con discapacidad visual o auditiva, además de la justicia gratuita con independencia de sus recursos económicos.
Proteger más y mejor a las mujeres. Para ello se ha elaborado el Estatuto de la Víctima,  en el que se recogen sus derechos y garantías, se ha ampliado las competencias del Juez de Violencia sobre la Mujer  a delitos contra la intimidad, la propia imagen y el honor de la mujer, habiéndose introducido además nuevos delitos en el Código Penal.
Considerar víctimas también a los menores, con derecho a la misma asistencia que sus madres  
Favorecer e impulsar el acceso al mercado laboral a las mujeres víctimas de violencia de género. Los contratos bonificados continúan aumentando. Ya son 91 las empresas implicadas en la Alianza de Empresas por una Sociedad Libre de Violencia de Género
Mantener el crecimiento de los recursos destinados a la lucha contra la violencia de género, reforzando los proyectos asistenciales para las mujeres víctimas y sus hijos.
Reiterar su compromiso con una sociedad libre a través de la defensa de los derechos fundamentales y la igualdad entre hombres y mujeres, con el fin de eliminar la cultura de la discriminación,  que es la que permite que esa violencia continúe.
Finalmente, el Partido Popular quiere trasladar un mensaje de esperanza, y desde la consideración de la erradicación de la violencia contra la mujer como una cuestión de Estado, con el  trabajo conjunto de todos, administraciones, instituciones y fuerzas políticas, apoyando a quien sufre la violencia, persiguiendo a quien la provoca y creando una conciencia social de rechazo al maltrato,  es posible alcanzar una sociedad libre de cualquier forma de violencia contra la mujer, que garantice su dignidad y derechos y los de sus hijos e hijas .

JUVENTUDES SOCIALISTAS

Con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Machista, Juventudes Socialistas de Castilla y León (JSE-CyL) lanza la campaña ?CORTEMOS LAS CUERDAS QUE MATAN? en repulsa por todos los asesinatos machistas a la vez que exige que la violencia machista sea considerada una cuestión de Estado para el Gobierno.
Para Albah García, vicesecretaria general de Igualdad y Cultura de la organización política juvenil, ?los recortes efectuados por el Gobierno del PP y su inexistente implicación, suponen dejar a miles de mujeres a la deriva de la violencia machista. Rajoy no entiende que un recorte en la lucha contra la violencia machista no es sólo un recorte, sino un fracaso de la sociedad en su conjunto?.
?Alrededor de 800 mujeres han sido asesinadas en España por sus parejas o ex parejas desde el año 2003; sólo este año han sido 48 mujeres. Pero al Gobierno de Rajoy parece que no le importa nada. La violencia machista se combate a corto y medio plazo protegiendo a las mujeres y a largo plazo educando en igualdad. Por eso, asignaturas como Educación para la Ciudadanía son imprescindibles?, determina García. 
Según la secretaria general de JSE-CyL, Andrea Carrascal, ?el machismo es un obstáculo para la convivencia democrática entre mujeres y hombres que arrincona, maltrata y mata a la mujer por el simple hecho de serlo. Es intolerable que en nuestro país aún perviva una cultura misógina y un Gobierno que la perpetúe?. 
?Este sangrado de víctimas debería alarmar y horrorizar a cualquier persona con un mínimo de humanidad. Pero eso es precisamente lo que brilla por su ausencia en el Gobierno de Rajoy como demuestra su pasotismo y sus políticas?, sostiene la joven socialista, quien finalmente hace un ?llamamiento a una rebelión colectiva de toda la ciudadanía en la lucha contra la violencia machista, para romper con este machismo criminal y trasnochado que no deja de arrancar vidas?.
Finalmente, JSE-CyL anima a participar en las concentraciones, manifestaciones y demás actividades que se han convocado para este 25 de noviembre y recuerda que estas reivindicaciones no se pueden dejar sólo para un día, sino que se deben realizar durante todo el año para ?lograr que el feminismo desbanque al machismo definitivamente en nuestra sociedad?.
Valladolid, 24 de noviembre de 2015

ALTERNATIVA REPUBLICANA

Este miércoles, 25 de noviembre, se celebra el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Alternativa Republicana, como organización comprometida con la causa de la libertad y de la igualdad se suma a las convocatorias ciudadanas previstas con este motivo.
Un terrible goteo de violencia y de muerte se sucede año a año, semana a semana. 61 mujeres asesinadas por la violencia machista en 2011, 52 en 2012, 54 en 2013, 54 en 2014. Hablamos de cifras oficiales del Ministerio de Sanidad y del Consejo General del Poder Judicial, que probablemente excluyan algún caso que incrementaría este drama. En la semana posterior a la manifestación contra las violencias machistas del 7 de noviembre se sucedieron 7 asesinatos en diversos puntos del país.
El asesinato, en la mayor parte de los casos, es el punto final de una espiral de agresiones donde el hombre considera a la mujer como algo supeditado a él, inferior a él, su posesión, su propiedad. Un machismo muy arraigado con muchas manifestaciones en su violencia hacia la mujer.
El 20 de diciembre concluirá una legislatura terriblemente lesiva para la el combate contra la violencia de género y para el fomento de las políticas de igualdad. No es solo que se hayan recortado los recursos destinados a ambos fines en virtud de una mal entendida austeridad sino que el Partido Popular ha tenido una manifiesta voluntad política de deteriorar las modestas cotas de igualdad y de derechos que las mujeres habían alcanzado en los últimos años. Su concepción retrógrada y patriarcal directamente relacionada con su sometimiento al sector más ultramontano de la jerarquía de la Iglesia Católica ha intentado permanentemente reducir los espacios de libertad de las mujeres confinándola al trabajo doméstico no remunerado aparte de eliminar los derechos que tienen sobre su propio cuerpo y en particular con su salud reproductiva mediante la reforma de la ley del aborto.
Con semejante ejemplo gubernamental no es de extrañar que el machismo violento se sienta más amparado socialmente. No obstante, no toda la carga ha de recaer sobre el gobierno y el partido que lo sostiene. El combate contra la violencia machista se libra en muchos frentes y todos son necesarios para triunfar. Toda la sociedad es responsable de cada víctima, de cada desprecio, de cada manifestación de un machismo ahora más sutil pero no menos efectivo en su capacidad de agredir a la libertad de la mujer. No se puede bajar la guardia.
Lamentamos que desde los medios de comunicación se sigan promocionando los estereotipos sobre las mujeres completamente alejados de cualquier concepto de igualdad entre sexos. Hemos de ser sumamente críticos con este tipo de machismo mediático rechazando este planteamiento. Los mensajes sexistas no son aceptables.
Particularmente preocupante es el uso de las redes sociales para la difusión indiscriminada de mensajes y contenidos denigrantes para la mujer. En una sociedad con un elevado porcentaje de usuarios y usuarios de los medios digitales, la red social es un lugar para poner el machismo de manifiesto y ser críticos con su difusión. 
Como fuerza política tenemos que ser extremadamente autocríticos con la falta de afiliadas y militantes en nuestro partido, por lo que nos comprometemos a crear los cauces adecuados para que la representación de la mujer en Alternativa Republicana se incremente de manera significativa. Hacemos un llamamiento a que las mujeres republicanas se acerquen a ALTER para hacer un organización mucho mejor.
Entendemos que la educación es la mejor de las estrategias para hacer realidad una sociedad más igual en la que la violencia machista sea un amargo recuerdo de épocas pasadas. Hay que trabajar con las generaciones más jóvenes por lo que reclamamos que el futuro gobierno tenga una decidida política integral de educación para la igualdad. Con el apoyo de la sociedad, este combate se tiene que ganar: ERRADIQUEMOS LA VIOLENCIA MACHISTA YA. ES TAREA DE TODOS.

MOVIMIENTO FEMINISTA DE SALAMANCA

Estamos aquí para denunciar  que acabar con la violencia machista es  prioritario, tanto a nivel social como institucional, y no debe quedar solo en minutos de silencio,  noticias de periódicos o comentarios en redes sociales.  
Políticas enfocadas a acabar con desigualdades sociales y laborales deben pasar de la teoría, de un programa electoral, a la práctica. La incorporación del término ?feminicidio? en el marco legal es una de las peticiones de la sociedad; el reconocer el asesinato de una mujer por razón de su género como víctima de la violencia machista. Actualmente son ...(incluir número) las víctimas oficiales, pero no son las únicas: maltrato físico sin llegar al asesinato, maltrato psíquico, dañar a los hijos para hacerlo indirectamente a la pareja, amistades, violencia económica, madres asesinadas por sus hijos, amigas de la pareja o ex pareja del asesino, incluso quienes a pesar de recibir asistencia sanitaria no pudieron salir adelante. Todas estas mujeres no figuran dentro de ese número? Hay un amplio abanico de expresiones de esa violencia machista que hoy denunciamos, que visibilizamos y que tiene que acabar de una vez. No es necesario ser portada de los periódicos o abrir los telediarios para pertenecer a esta, por desgracia, creciente lista.  
Las mujeres sufrimos una cosificación diaria tanto en la publicidad como en los medios de comunicación. La explotación sexual, y el tráfico de mujeres y  menores con este fin, sigue siendo uno de los principales negocios ilegales del mundo; ante nuestro estupor las medidas para impedir esto son del todo insuficientes. Se nos sigue considerando las principales cuidadoras, vemos como cada día son mayores los recortes en el ámbito de la dependencia y en la sanidad en general.  
No podemos olvidarnos de cómo en el empleo las mujeres seguimos cosechando el mayor número de contratos parciales y temporales, sufriendo la etiqueta de falta de disponibilidad (achacándola a nuestras cargas familiares pero poniendo trabas a la conciliación de ambas vidas), sufriendo el acoso sexual, la diferenciación de categorías laborales: cobrando menos en igualdad de condiciones, cuestionando los motivos del ascenso o dificultándonos el ocupar altos cargos. Son estas formas de violencia machista las que provocan que muchas trabajadoras dejen sus puestos de trabajo, imposibilitándonos una completa independencia personal.  
Las reformas, y sus contrarreformas, en materia de educación nos devuelven a las escuelas segregadas por sexo,  lo que no  fomenta una educación sexual  sana y libre.   
Salamanca no es distinta al resto del país: sufrimos todas las circunstancias descritas pero además contamos con una población mayoritariamente rural, con lo que los jóvenes, en especial las mujeres, deben salir del territorio en busca de un empleo y las que se quedan deben pelear en un mundo laboral con pocas ofertas, principalmente destinadas al ocio nocturno, sector servicios y similares; trabajos estos en los que muchas de las circunstancias descritas tienen su mejor caldo de cultivo. Todas tenemos madres, abuelas, tías... que han trabajado limpiando casas o en el campo y que ahora, además de tener mayores a su cargo, no cuentan con una pensión por no haber llegado a los años cotizados. Por si fuera poco, muchas de ellas ayudan a sus hijos/as que han perdido sus puestos de trabajo careciendo de una forma de sustento.  
 Por todo esto reivindicamos:  
- Que el fin de la violencia machista sea una prioridad en las agendas políticas - Garantizar la seguridad de las mujeres que hayan denunciado para evitar que sean acosadas, agredidas o asesinadas. - Exigir el derecho de las víctimas a no coincidir con su agresor en las dependencias policiales y judiciales. - Reparto equilibrado de responsabilidades y tareas en el ámbito familiar y personal. - Igualdad en el mundo laboral y el fin de la violencia económica - Educar en igualdad desde la escuela. - Acabar con la explotación sexual. - Incorporación en el ámbito legal del término ?feminicidio? - Impedir que las mujeres inmigrantes sean doblemente discriminadas con la amenaza de abrirles un expediente de expulsión al aplicarles la Ley de extranjería, si denuncian y carecen de papeles. - Que los espacios de atención y acogida a mujeres que sufren violencia machista sean de gestión pública, que estén al servicio de las mujeres, organizados por mujeres, que sean mujeres afectadas quienes definan sus necesidades.

ORGANIZACIÓN DE MUJERES DE LA CONFEDERACIÓN INTERSINDICAL

Este año, con un número elevadísimo de mujeres víctimas de violencia machista, no queremos entrar en si esta mujer o la otra computa en las estadísticas. Eso no es lo principal, porque con que haya una sola mujer asesinada por terrorismo machista, ya son muchas, ¡demasiadas! Nuestro manifiesto es un alegato por todas y cada una de las mujeres asesinadas. Porque por mucho que los medios de comunicación se esfuercen en diluir la magnitud del terrorismo machista, queremos dejar claro que las mujeres no se mueren, son ASESINADAS por HOMBRES en un acto de violencia. Altas, bajas, rubias, morenas, españolas, extrajeras, de clase alta, media, baja, jóvenes, mayores? 
Todas distintas, pero todas con un denominador común, un asesino que las consideraba objeto de su propiedad y que cree que puede disponer de su vida a su antojo.  Queremos denunciar esta sociedad que dentro de una cultura patriarcal, mira para otro lado y permite que se produzcan casos de violencia, porque ?son peleas de pareja y no se debe inmiscuir en los problemas de los demás?. ¡Basta ya! El terrorismo machista es un problema de todas y todos, la sociedad debe tomar una postura beligerante ante todo acto de violencia machista y no permitir ni un caso más. 
Exigimos a las Administraciones públicas que intervengan de manera rápida, eficaz y contundente ante el maltratador. Que ponga a disposición de las víctimas todos los recursos necesarios para ayudarlas a superar esta situación de violencia que las rodea; y así se impidan casos como el de Sara Calleja, que se suicidó ante la ineficacia y lentitud de la justicia o el caso de la mujer canaria que después de denegarle la orden de alejamiento de su ex-marido fue asesinada por éste.  
Demandamos que se tomen medidas preventivas, tanto en el plano educativo, porque nuestras hijas tienen derecho a vivir una vida sin violencia, como en el legislativo, porque tienen derecho a ser protegidas contra todo tipo de violencias. Así mismo reclamamos que se aumente la dotación presupuestaria para la asistencia y recuperación de las mujeres maltratadas y de sus hijas e hijos, victimas también de esta misma violencia machista. 
En definitiva, queremos que la violencia contra las mujeres se considere una Cuestión de Estado, que se forme a hombres y mujeres para que ante caso de violencias machistas, tengan el grado de conciencia social que les permita no mirar hacia otro lado y sí denunciar cualquier caso de violencia. Queremos que se deje la demagogia de si las mujeres asesinadas computan o no computan en las estadísticas. Han sido asesinadas, ¡claro que cuentan! Cuentan una historia de sometimiento, terror e impotencia; de soledad, dependencia y dolor; cuentan la falta de apoyos institucionales para ayudarlas, cuentan la falta de empatía de jueces y fiscales?  Y mientras las mujeres sigan sufriendo violencias machistas, la Organización de Mujeres Intersindical seguiremos en lucha contra las violencias machistas.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Lo más leído