Las Navidades no tienen por qué ser un monumento al consumismo. Es cierto que en estas fechas repunta la publicidad y nos meten los productos por los ojos, pero también existen iniciativas que intentan dar un enfoque solidario a las inevitables compras. 

Las empresas

La cadena de supermercados Alcampo es un buen ejemplo. Desde hace años, la campaña Ningún niño sin juguete se preocupa por recoger miles de donaciones de juguetes y repartirlos a niños sin recursos.

La red social

Aún más interesante y revolucionaria resulta la red social La Noche de los Niños. Aunque tienen bastante que mejorar en cuanto al funcionamiento de su web, la idea es genial. Se trata de poner en contacto a los niños que viven en una misma ciudad para que intercambien los juguetes de los que ya se han cansado. Es posible publicar el juguete que quiere intercambiarse (con foto y descripción), consultar los juguetes que están disponibles y contactar con los otros niños para quedar y hacer el canje. Funciona todo el año, no solo en navidad, y se encuentran todo tipo de juguetes en perfecto estado. No se nos ocurre una manera mejor de promover el consumo responsable. 

Las ONG

Otra idea que ha tenido mucho éxito es la donación de videoconsolas, mandos y videojuegos que son instalados en las salas de Oncología Infantil de algunos hospitales para que los niños que están sufriendo un cáncer puedan entretenerse durante el transcurso de su tratamiento. Impulsada por la Federación Española de Padres de Niños con Cáncer, han recibido tantas donaciones que ya no tienen sitio en sus instalaciones para tantas consolas. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído