“Si no llega a ser por el esfuerzo del personal sanitario no sé cómo habríamos tenido a nuestros bebés”

 “Si no llega a ser por el esfuerzo del personal sanitario no sé cómo habríamos tenido a nuestros bebés”
“Si no llega a ser por el esfuerzo del personal sanitario no sé cómo habríamos tenido a nuestros bebés”

Durante la madrugada del pasado 6 de julio el hospital Clínico vivió la gota que ha colmado el vaso de la mala gestión de la gerencia del complejo sanitario. La afluencia de mujeres a punto de dar a luz obligó a reabrir de forma urgente una de las plantas cerrada a comienzos de junio, concretamente la cuarta derecha, Ginecología, para ingresar a doce pacientes. Incluso se recurrió a una enfermera de nueva incorporación que estaba esa noche en Cirugía Mayor Ambulatoria, trabajando durante diecisiete horas seguidas. Antonia Paz fue una de las madres de vivió en primera persona el caos del hospital aquella noche, relatando a SALAMANCA24HORAS lo acontecido.

Sobre la una de la madrugada acudió al Clínico porque sentía que estaba a punto de dar a luz. Pero tras examinarla, viendo que no era inmediato, le dijeron que con el jaleo que había era mejor que esperara en casa. Así lo hizo, ?no quería generar más trabajo del que ya vi que tenían?, pero de regreso a Aldeatejada rompió aguas. Tuvo que regresar al hospital para dar a luz.

Lo vivido entonces es propio de un hospital colapsado. ?Una matrona tenía tres y cuatro parturientas a la vez que atender, iba y venía, no daba abasto, y a la vez estaban viendo recursos disponibles para que estuviéramos en las mejores condiciones posibles?, recuerda Antonia.

Una de las trabajadoras que la atendió estuvo 28 horas seguidas. ?Eso era un colapso total, intentaban que no sintieras el estrés y el agobio que tenían, pero el ambiente era muy tenso. Cerraban las puertas y con nosotros eran amables, pero se escuchaban voces entre ellos continuamente?. Tal era el ajetreo que hubo padres que quisieron poner quejas formalmente ?y ni podían recogerles las reclamaciones?.

Hubo un momento que la sala de partos parecía los boxes de fórmula uno entrando y saliendo embarazadas. ?Entraba una, daba a luz, llegaba otra, daba a luz? y así sin parar?, continúa relatando Antonia, que destaca el esfuerzo realizado por los trabajadores del hospital aquella noche. ?Si no llega a ser por el esfuerzo del personal sanitario no sé cómo habríamos tenido a nuestros bebés?, añade.

Por eso, no entiende cómo la gerente del complejo hospitalario, Cristina Granados, ?se atreve a decir en la radio que no hay caos, que las camas están bien cerradas porque ella lo dice. Pues lo que yo vi fue bien diferentes. Tenía que haber estado ella dando a luz a ver qué le hubiera parecido. Un diez para los trabajadores del hospital, un cero para ella?.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído