Desde que Hacienda concedió en 2012 las primeras licencias, las páginas web de apuestas se multiplican. También lo hacen sus ganancias, gracias a los 300.000 españoles que ya juegan con regularidad. Con datos de la Memoria 2013 de la Dirección General de Ordenación del Juego, es posible trazar un perfil general: varón de 25 a 34 años que juega unos 1.765 euros al mes en apuestas deportivas y póquer. 

Pero hay que tener en cuenta algunos aspectos, según advierte la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Por ejemplo, los bonos de bienvenida. Son el gancho de estas páginas. Al registrarse en la web ofrecen hasta 100 o 200 euros "de regalo". ¿Cuál es el truco? Hay varios. Es cierto que dan ese dinero, pero solo si se ingresa la misma cantidad del bolsillo. 

Las promociones más agresivas pondrán 200 euros en la cuenta virtual, pero solo si antes se pagan 200 euros. Antes de poder retirar de la cuenta el dinero "regalado", obligan a jugarlo unas cuantas veces (en algunos casos hasta 40 veces). Y en un plazo de tiempo. Por ejemplo: si se ponen 200 euros dan otros 200, pero solo se pueden llevar si antes de 90 días se apuesta 200 euros o más. 

En segundo lugar, están las cuotas. El número de la cuota son los euros que te dan por cada euro apostado. A mayor cuota, mayor riesgo. En las apuestas deportivas, estas cuotas varían a medida que avanza el partido y es posible apostar incluso en los minutos finales. 

El gran problema es que en las propias condiciones de la web se avisa de la exención de responsabilidad ante posibles "errores". Si se apuesta en el minuto 85 de un partido de fútbol y conceden una cuota muy alta, a la hora de cobrar esta cuota podría cambiar y ser más baja (la página alegaría que hubo un error al calcularla). 

La Asociación de Víctimas de Fraude en el Juego Online ha denunciado que si el jugador gana mucho dinero se le limita la cantidad que puede apostar, se le ponen dificultades para retirar sus ganancias o incluso se bloquea su cuenta. Obviamente, nunca ponen un límite a las pérdidas que se pueden sufrir. 

Cinco consejos para controlar

Solo en webs españolas: son las únicas que tienen licencia para operar en nuestro país. En una web .com no podrás reclamar en caso de problemas. En una web .es podrás reclamar. Las garantías aumentan cuando incluyen el distintivo Juego Seguro y cuentan con un teléfono gratuito de atención al cliente. 

Con tarjeta prepago o de crédito: la manera de ingresar/retirar dinero en estas webs es crucial porque ahí es donde pueden hacerte un agujero. Elige métodos seguros.

Siempre con límites: antes de apostar debes fijar un tope de dinero que puedes perder sin que eso te altere la vida. Son preferibles las webs que tienen la opción de fijar un límite económico por día, semana o mes. 

Haz balance: apunta lo que vas ganando y lo que vas perdiendo. Si no lo haces, recordarás las ganancias y olvidarás las pérdidas. La realidad suele ser diferente: si todos los jugadores recuperasen lo apostado, no habría ni casas de apuestas ni casinos. 

Pide ayuda si pierdes el control: llama a la línea de OCU Salud (900 101 851) o acude a la FEJAR (900 200 225).

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído