La crisis agudiza el ingenio. Esta frase ha sido siempre protagonista en los momentos más difíciles de la economía y ahora vuelve a ser partícipe activa en una época donde los empresarios de Salamanca reclaman soluciones por parte de todos los actores implicados en que se solucionen cuanto antes los problemas que obligan a los consumidores a dejar de poder comprar con tanta ligereza como antaño.

Ahora todo se mira con lupa: precios, calidad. Y no se adquiere a la primera, antes de tomar la decisión se lleva a cabo todo un ritual que consiste en visitar todos los comercios posibles para encontrar el mismo producto al menor precio posible. Con el paso de los años, las pymes han indagado para encontrar alternativas que mejoren su modelo de negocio. Diseños en los escaparates más llamativos, promociones agresivas con las que ganar tráfico a su tienda en contra de la competencia, más horas de atención al público, buzoneo de publicidad alrededor de la empresa para darse a conocer.

Pero la llegada de las nuevas tecnologías ha dado un giro inesperado a las nuevas fórmulas de hacer marketing y lograr atraer a más público y, aunque muchas de las empresas presumen de sus años al frente del negocio (los expertos señalan que aquellos comercios que presumen de llevar abiertos más de 20 años tienen mejor reputación), todos han tenido que adaptarse con celeridad a lo que ofrece el nuevo marketing digital que, unido a las redes sociales, se han devorado a los antiguos canales de comunicación publicitaria para dar paso a ideas revolucionarias con las que se consigue un aumento de la venta con un solo clic.

La más llamativa, dejar de hacer publicidad puerta a puerta y ofrecer cupones descuento online. Esta comprobado que esta técnica, empleada por grandes comercios online,incita a comprar. Tan extendida está esta práctica, que hay plataformas como Cupones.es que se dedican a recopilar todos los descuentos en un buscador. Para que a los usuarios les resulte más fácil encontrarlos, están categorizados por temática y todos los descuentos son actuales.

Las pymes de Salamanca que todavía no tienen presencia en Internet podrían tomar ejemplo. La técnica no es complicada. Basta con crear una página web con posibilidad de compra online y poner a la venta todos los artículos de los que se disponga en la tienda. Posteriormente, el empresario tiene la posibilidad de inscribirse en esta red de descuentos con el fin de ofrecer a todos los visitantes a estas webs la posibilidad de poder comprar desde su casa y, además, disfrutar de unos precio más competitivos que si los comprara en la calle. Abrir el negocio a un mercado globalizado favorece la venta e internacionaliza al empresario. Ya no es necesario esperar a que suene el timbre. Un correo electrónico confirmando una compra será suficiente para tener trabajo y, de paso, darse a conocer en el resto del mundo.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído