En una semana negra en las carreteras salmantinas, han sido tres las personas fallecidas por accidente de tráfico, la Dirección General de Tráfico (DGT) se propone reducir el número de accidentes en las carreteras. Por ello, son varias las campañas que ha puesto en marcha, tanto en la concienciación, como en la prevención o el control, así reducir las alarmantes cifras de personas que conducen bajo los efectos de las drogas es el nuevo objetivo de la DGT que ha intensificado unos controles que hasta hace poco tiempo sólo solían recaer en aquellos conductores que se veían implicados en algún accidente. Así, en lo que va de año 117 personas han sido denunciadas en las carreteras de Castilla y León por conducir después de haber tomado drogas. De ellas, nueve corresponden a la provincia de Salamanca donde se realizaron un total de 13 controles, lo que supone casi el 69,2% de denuncias sobre controles. Conviene destacar que los conductores que han dado positivo se enfrentan a una sanción administrativa (500 euros y pérdida de 6 puntos) e incluso puede ser imputados por un delito contra la seguridad vial.

Esta nueva campaña de la DGT se pone en marcha teniendo en cuenta informes tan demoledores como el estudio 'Presencia de alcohol, drogas y medicamentos en los conductores españoles', promovido por la Comisión Europea y publicado en julio del pasado año, donde se detectó la presencia de sustancias ilegales en más del 19 por ciento de los controles realizados a casi 800 conductores.

A este dato hay que unir otra cifra muy preocupante como que en los últimos ocho años, según las estadísticas del Instituto Nacional de Toxicología, ha crecido el número de conductores fallecidos en los que se ha detectado la presencia de drogas, llegando al 15 por ciento el pasado 2011, frente al 11 por ciento del año 2004.

Según los datos que maneja la DGT, la droga más detectada en los controles regionales es el cannabis, que está presente en el 56,2 por ciento de los casos, por delante de la cocaína (18,1 por ciento), la metanfetamina (12,5 por ciento), la antetamina (11,9) y benzodiacepinas (1,13 por ciento).

Por provincias, Burgos figura a la cabeza en cuanto a número de denuncias con 31 en los 43 controles realizados, por delante de Valladolid con 22 conductores sancionados en 32 controles, y León con 17 en 35 pruebas. En el lado opuesto se sitúa Ávila, con cuatro denuncias en 11 controles; Soria, donde los 18 controles se saldaron con siete denuncias y Zamora, con ocho sanciones en 16 pruebas. En Segovia se contabilizaron 10 denuncias en 13 controles, mientras que nueve se registraron en Salamanca y Palencia con un número de pruebas similares.

Como ya anunció el Ministro del Interior en la presentación de la campaña, la generalización de estos controles preventivos de drogas tienen por objeto reducir los accidentes en carretera provocados por el consumo de sustancias estupefacientes de los conductores y crear una mayor concienciación entre los conductores de que conducir tras el consumo y bajo los efectos de las drogas, no sólo afecta a las capacidades de conducir sino que incrementa entre un 2 y 7 veces la probabilidad de provocar o sufrir un accidente de tráfico.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído