Las terapias dirigidas y el consecuente empleo de la oncología personalizada han conseguido un notable éxito en algunos tipos de cáncer. Sin embargo, con este logro se mantienen problemas significativos que deben ser abordados. A menudo las terapias dirigidas tienen una alta toxicidad, costes elevados y muchos de los pacientes experimentan recaídas después de unos meses libres de enfermedad. Las recidivas surgen de la heterogeneidad genética en los tumores, que mantiene resistencia de sus células a los medicamentos, al desarrollar rutas alternativas y compensatorias para los que no estaban dirigidos.

Con el objeto de analizar dichas limitaciones, un equipo internacional, integrado por 177 científicos bioquímicos y médicos, se ha coordinado mediante el proyecto Halifax (?The Halifax Project?) para profundizar en el concepto de terapias de amplio espectro con baja toxicidad, que pueden ser dirigidas simultáneamente a diversas rutas de señalización y mecanismos. Como señala el director científico del Center for Integrative Cancer Treatment in Skokie, Illinois, Dr. Keith I. Block ?ha habido casi ninguna investigación realizada sobre combinaciones importantes de estos productos químicos?. Desde esta perspectiva, el trabajo presenta un novedoso marco que permite un nuevo abordaje de las terapias y prevención del cáncer, teniendo en cuenta los sellos o marcas del cáncer.

El uso de un amplio espectro que incluye dianas dirigidas a varios mecanismos y rutas de señalización respalda un modelo más comprensivo del tratamiento y cuidado del cáncer. La estrategia desarrollada reside en combinar varios agentes de baja toxicidad que afectan en conjunto a varias rutas importantes para la generación y difusión del cáncer. Además, al hacer uso de fitoquímicos conocidos, se ofrece una base convincente para estudiar la biología del cáncer con criterios eficaces, con menor toxicidad y coste económico.

Atendiendo al fenotipo distintivo del cáncer y el microambiente del tumor los investigadores pretenden dar cuenta de varios aspectos relevantes para la biología del cáncer. Dentro de las líneas de trabajo desarrolladas, los equipos interdisciplinares han revisado cada patrón y señalado un amplio rango de dianas prioritarias con baja toxicidad, que podrían mejorar los resultados en los pacientes. De las 74 dianas sugeridas muchas de ellas son fotoquímicas, por tanto sustancias de origen vegetal que pueden tener efectos positivos para la salud. Además han analizado los posibles efectos en otros patrones o áreas y microambiente tumoral.

Aproximadamente el 67% tiene una relación complementaria entre la diana y el patrón, el 3,9% tiene una relación procarcinogénica (es decir mediante la metabolización se induce tumores malignos) y el 7.1% tienen una relación contraria, mientras que el resto no se conoce dicha relación.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído