Un consorcio de investigadores procedentes del Departamento de Fisiología y Farmacología de la Universidad de Salamanca y de las empresas biotecnológicas Bio-inRen y Digna Biotech han realizado un estudio para mejorar la prevención de la nefropatía de contraste con el que demuestran que la administración de la proteína denominada Cardiotrofina-1 previene el daño renal producido por los contrastes radiológicos.
 
De acuerdo con la información de la Universidad de Salamanca recogida por DiCYT, los científicos señalan que esta proteína, que se encuentra de forma natural en el organismo, es capaz de prevenir el daño que sufre el riñón cuando se administra un contraste iodado a ratas que antes han recibido una dosis no tóxica del antibiótico gentamicina. Este modelo imita la situación que se produce al administrar este tipo de contrastes a pacientes de alto riesgo. La técnica evitaría el daño renal que se produce en un importante porcentaje de los pacientes sometidos a este tipo de estudios, con el consiguiente beneficio sanitario y económico.
 
El estudio, que acaba de ser publicado en la prestigiosa revista Toxicological Sciences, también revela buena parte de los mecanismos celulares y moleculares que explican esta protección y actualmente ya tiene aplicaciones clínicas directas.
 
En este sentido, Digna Biotech se encuentra realizando un estudio clínico en Fase 1 de bioseguridad de la Cardiotrofína-1 en voluntarios y pacientes sanos y comenzará, en breve, un ensayo clínico en Fase 2 con el fin de analizar la eficacia de este producto para mejorar la conservación de riñones obtenidos para trasplante renal.
 
La investigación se ha llevado a cabo en colaboración entre la unidad de Fisiopatología Renal y Cardiovascular del Departamento de Fisiología de la Unidad de Salamanca, integrada en el Instituto de Investigación Biomédica de Salamanca, y las empresas biotecnológicas Bio-inRen S.L., spin-off de la Usal, y Digna Biotech, destacada empresa biotecnológica española que desarrolla nuevos medicamentos basados en la investigación generada por el Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) de la Universidad de Navarra.
 
Cardiotrofina-1
 
Cardiotrofina-1 (CT-I) es una proteína perteneciente a la familia de las citoquinas de la interleukina-6 (IL-6) que ha recibido el estatus de medicamento huérfano por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) para la prevención de la lesión por isquemia/ reperfusión asociada al trasplante de órganos sólidos (EU/3/06/396).
 
La administración de contrastes iodados es necesaria para diversos tipos de exploraciones radiológicas, incluyendo el diagnóstico y la terapia de las obstrucciones coronarias. En Estados Unidos se hacen unos 30 millones de exploraciones de este tipo al año. Uno de los efectos secundarios más graves de la administración de contrate es el daño renal agudo (nefropatía de contraste), que ocurre en un elevado porcentaje de pacientes que se someten a este tipo de exploraciones.
 
La incidencia de nefropatía de contraste en la población general es de menos del 2%, pero en pacientes con alto riesgo, como los que tienen una insuficiencia renal crónica, diabetes, insuficiencia cardíaca o ancianos, la incidencia es de entre el 20% y el 30%. Aunque esta nefropatía es casi siempre reversible, conlleva un aumento de la estancia en el hospital y de los costes de tratamiento. Además, se ha observado que los pacientes que la sufren tienen un mayor porcentaje de enfermedades cardiovasculares a largo plazo que los que no la sufren.
 
Se ha demostrado que una buena hidratación (fluidoterapia) durante el ingreso hospitalario previo a la exploración es útil para prevenir la nefropatía de contraste, pero este procedimiento tiene contraindicaciones. Por otra parte, hay bastantes estudios que sugieren que la administración de acetilcisteina disminuye la incidencia de nefropatía de contraste. Sin embargo, un análisis detallado de estos estudios revela que la evidencia de que la administración de acetilcisteina es eficaz como un procedimiento estándar de prevención de la nefropatía de contraste en pacientes de alto riesgo es muy débil.
 
Otros fármacos y procedimientos que se han utilizado para este fin dan resultados similares, por lo que no puede decirse que existan procedimientos eficaces para la prevención de la nefropatía de contraste en pacientes de alto riesgo.
 
Colaboración entre la Universidad y las empresas
 
Este tipo de estudios representa un modelo de colaboración entre la Universidad y la empresa, que impulsa la investigación y el desarrollo con una aplicación directa que genera grandes beneficios tanto sociales como económicos para la sociedad, y que sirven para facilitar la investigación en las empresas así como para mantener y potenciar la investigación en la Universidad en situaciones de disminución de la financiación pública en un marco de crisis económica como la actual.
 
Bio-inRen es una spin-off de la Universidad de Salamanca cuyo ámbito de actuación se centra en la biotecnología médica a través de la creación de aplicaciones diagnósticas y terapéuticas pioneras e innovadoras a nivel mundial en el campo de las enfermedades renales y la hipertensión, dolencias con una alta prevalencia en nuestra sociedad y que, además, suponen una parte importante de los desembolsos de los servicios de salud. Mantiene una estrecha colaboración con la Unidad de Fisiopatología Renal y Cardiovascular de la Universidad de Salamanca.
 
En la actualidad Bio-inRen está desarrollando varios biomarcadores descritos por este grupo de investigación y patentados por la USAL. También ofrece servicios y desarrollos a otras empresas e instituciones públicas y privadas en el ámbito de la farmacología y toxicología renal y cardiovascular, en la innovación en la industria agroalimentaria y en cualquier otra actividad de innovación y desarrollo que utilice técnicas biológicas o bioquímicas.
 
Digna Biotech es una compañía biotecnológica navarra que nace como spin-off de la Universidad de Navarra. Está comprometida en desarrollar nuevos medicamentos basados en la investigación generada por el Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) también de la Universidad de Navarra y en forjar alianzas con la industria farmacéutica para garantizar el desarrollo clínico de sus moléculas y su lanzamiento comercial.
 
En sus 8 años de existencia, DIGNA ha desarrollado cuatro productos de su pipeline hasta fase clínica y busca socios que completen el desarrollo clínico hasta el mercado. El pipeline de la compañía garantiza el remplazo de los productos licenciados por otros que comenzaría su desarrollo hacia fases clínicas. Todo ello con el objetivo de aportar a la sociedad productos innovadores donde existen necesidades médicas no cubiertas.
 
La Unidad de Fisiopatología Renal y cardiovascular se fundó en 1990 por el profesor José Miguel López Novoa con el fin de estudiar, desde un punto de vista multidisciplinar, los mecanismos que producen diversas enfermedades renales y cardiovasculares, su mejor diagnóstico y nuevas aproximaciones a su tratamiento. Desde su fundación, la Unidad ha publicado 180 trabajos en las mejores revistas de Medicina Experimental, Cardiovascular y Renal, se han leído 28 tesis doctorales, y se le han concedido a sus miembros numerosos premios de diversas sociedades científicas e instituciones, incluyendo el Premio Castilla y León de Investigación del año 2006 para su fundador. Es un grupo de excelencia de la Junta de Castilla y León.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído