Las obras de demolición de un edificio en la calle Quintana, junto a la céntrica Iglesia de San Martín, viven rodeadas de polémica desde la mañana del jueves. Según denuncian algunos vecinos que residen en la zona donde se están produciendo los trabajos, se percataron de que además del edificio se estaba derribando parte del muro o sillería del templo.

Fue por este motivo por el que se personó a última hora de la mañana la Policía Local e incluso arquitectos municipales. Las obras quedaron paralizadas en ese momento al comprobar que la pared de la citada iglesia estaba siendo dañada. De hecho, y como atestiguan varios vecinos, ha habido piedras en buen estado y originales de la iglesia que han quedado ya entre los escombros y se los han llevado.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído