La red de Oficinas de Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI) de las universidades españolas celebra hoy en Salamanca la Conferencia RedOTRI 2013 con el objetivo de redefinir el papel que deben desempeñar estos organismos en el sistema de innovación español. La crisis y la búsqueda de una nueva economía basada en el conocimiento están transformando la misión de quienes ponen en contacto la investigación universitaria y el mundo productivo.
 
“Tenemos que buscar nuevas soluciones y ése es el reto de nuestra conferencia de este año: cómo nos tenemos que adaptar, cómo podemos reinventarnos y buscar nuestro hueco”, ha señalado en declaraciones recogidas por DiCYT (www.dicyt.com) Eduardo Marquet, representante de la RedOTRI en el Comité Ejecutivo de la Sectorial I+D de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), que ha inaugurado el encuentro. “La falta recursos económicos nos obliga a todos a pensar nuestra función, a estructurar de otra manera lo que veníamos haciendo”, pero siempre con la premisa de que “la universidad tiene que seguir cumpliendo una de sus principales funciones, que además de la docencia y la investigación, es la transferencia”.
 
Dentro de esa necesidad, Marquet ha recordado que las OTRI son fundamentales para que el trabajo de los investigadores pueda ser aprovechado por las empresas, “que se produzca una riqueza a partir de ese conocimiento”, de forma que “se genere más empleo y más innovación en las empresas y que sean más competitivas en un entorno que cada vez es más complicado”. Sin embargo, tienen que adaptarse a un entorno que ha cambiado: “No podemos funcionar como a finales de los años 90, cuando se crearon las oficinas”.
 
Retornos para la universidad
 
Sin embargo, el beneficio también es para las universidades, que a través de la transferencia consiguen rentabilizar sus inversiones en investigación. “Es una manera de conseguir retornos, está claro que la universidad española no puede equipararse a las americanas, estamos en otro contexto, pero la tendencia es que toda la investigación pueda ser aprovechada por nuestras empresas o por empresas extranjeras”, ha comentado, aludiendo también a la importancia de la internacionalización.
 
María Ángeles Serrano, vicerrectora de Investigación de la Universidad de Salamanca y secretaria ejecutiva de la Comisión Sectorial I+D de la CRUE, ha destacado la repercusión que tiene la disminución de los fondos públicos para las universidades. “Tenemos que ser competitivos y hacer bien la labor de transferencia, que nos va a prestigiar y nos va a proporcionar una fuente de ingresos importante, que no es incompatible con otra financiación a través de proyectos nacionales, autonómicos y europeos”, apuntó.
 
El éxito de la citometría como ejemplo de transferencia
 
En el caso de la Universidad de Salamanca, la vicerrectora destacó que está “muy bien posicionada en cuanto al número de patentes que ha generado y que están siendo explotadas por la industria”. Como ejemplo, citó el sector de la citometría de flujo, campo en el que la institución académica salmantina “ha realizado muchísimas aportaciones que se han transferido al sector productivo, que están comercializadas y que están suponiendo una fuente de ingresos para la Universidad de Salamanca”. En ese terreno, del que se ocupa el Servicio de Citometría de la Plataforma NUCLEUS, “hemos tenido un liderazgo que se ha reconocido por parte de la empresa internacional, es un motivo de orgullo”.
 
En opinión de Serrano, “la jornada de hoy supone análisis, autocrítica y el reto de ver cómo implementar nuevas fórmulas y modelos de colaboración que hagan que la labor de transferencia la hagamos de manera más efectiva y más eficiente”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído