El procedimiento de la Oficina Municipal de Información al Consumidor, cuya sede física está ubicada en la calle Valencia número 19, primera planta (en el edificio del Mercado de San Juan) es sencillo, ya que los ciudadanos pueden hacer consultas ya sea de forma telefónica, a través del correo electrónico o de forma presencial.

Desde la OMIC aseguran que el primer contacto suele ser telefónico, para asesorarse y conocer las vías de reclamación. Así, si es procedente se presenta a la empresa en cuestión una solicitud de mediación junto con la documentación del consumidor. Cuando la empresa responde, si desde la OMIC consideran que existe una infracción, lo remiten a la Inspección de Consumo o a Industria de la Junta de Castilla y León. 
Si la empresa no accede a lo que el consumidor pide se ofrece el arbitraje, que puede ser tanto en Salamanca, como en la Junta Arbitral regional o en otras provincias.

El grado de satisfacción de los usuarios con el servicio municipal es muy alto dada su eficacia (se da traslado inmediato al ciudadano de las respuestas con novedosos procedimientos como el e-comunicación). Además, desde la OMIC destacan que la actitud de las empresas normalmente es buena, otra cuestión son las que no están localizadas o por ejemplo las web chinas, donde su eficacia es limitada, ya que la normativa es diferente.

Tres ejes

La Oficina Municipal de Información al Consumidor basa su trabajo en tres ejes fundamentales. El primero de ellos está destinado en su mayor parte a los mayores, que es la población mayoritaria que adquiere productos por teléfono o venta directa en los domicilios. Así, insisten en los 14 días legales de los que dispone el comprador si el producto o servicio se ha adquirido fuera de establecimiento comercial, aunque el producto ya esté en el domicilio.

El segundo eje va dirigido a una población más joven, que son los principales compradores a través de internet. En este sentido, recomiendan asegurarse de que se trata de una web segura y mirar la nacionalidad, ya que por ejemplo en China no es la misma la normativa del consumidor. En cuanto al sistema de pago, recomiendan los pagos seguros como el paypal, y se hace a través de cartilla, no dar la numeración en la que se tengan los principales ahorros.

El tercer eje es recomendar al consumidor buscar para las compras empresas que estén adheridas a la Junta Arbitral de Consumo, ya que estas se comprometen a resolver los posibles conflictos a través de un sistema en única instancia, lo que evita un largo peregrinaje por los juzgados.
En los últimos años la OMIC ha registrado un aumento gradual de las reclamaciones, aunque en estos momentos aseguran estar un pico alto similar al ejercicio anterior, ya que con la crisis se da más importancia a reclamaciones de pequeñas cuantías.

Educación para prevenir

Desde la OMIC aseguran que es necesario educar a la ciudadanía para prevenir posibles problemas, ya que cuando acuden a la oficina normalmente ya se ha producido el hecho. Así, insisten en la necesidad de seguir actuando con las asociaciones de mayores y también con los escolares. En este sentido, se realizan talleres en centros de distintos niveles educativos.

Y es que el objetivo de la OMIC sería tener menos reclamaciones y más consultas.

Junta Arbitral de Consumo

En la provincia de Salamanca existen un total de 2.436 adheridos al sistema arbitral, de los que 98 lo han realizado en el último año. La Junta Arbitral de Consumo es un organismo dependiente del Gobierno central y consiste en una forma extrajudicial de resolución de conflictos. En Salamanca son los trabajadores de la Oficina Municipal de Información al Consumidor los que realizan los trámites, cuya resolución no supera los 3 meses.

Así las empresas que se adhieren se comprometen a resolver los posibles problemas con los consumidores a través del sistema arbitral. Es un sistema en única instancia y de obligado cumplimiento, en el que no se emiten sentencias sino laudos. 

En Salamanca se emitieron en 2014 un total de 136 laudos, y los plazos desde la designación del colegio arbitral hasta la emisión del laudo fueron la mayor parte de menos de un mes. La cuantía media de las reclamaciones fue de 284,62 euros, y por sectores las solicitudes de arbitraje fueron mayoritariamente sobre comunicaciones e información, seguido a mucha distancia por artículos de vestir y calzado.

Los establecimientos adheridos asumen un compromiso de calidad, y por ello el consumidor está en una situación de poder. Se trata de un sistema en el que si la cuantía reclamada es menos a los 300 euros, lo resuelve un árbitro único. Si la cuantía es superior a 300 euros, se forma un colegio arbitral con representantes tanto de la parte de la administración, como del consumidor y del empresario.

Desde la OMIC afirman que hay que fomentar el comercio de proximidad y comprar sobre seguro, por ello todas las empresas adheridas lucen un logotipo (también en el caso de internet). El listado de establecimientos adheridos en la provincia puede consultarse en el apartado de Consumo de la web del Ayuntamiento de Salamanca (http://www.consumo.aytosalamanca.es/es/index.html).

También en las redes sociales hay empresas que tienen lo que se llama ?Confianza on-line? que es un sistema que también resuelve los posibles conflictos. 

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído