La Organización Mundial de la Salud (OMS) reitera que el riesgo de transmisión de la enfermedad por el virus del ébola (EVE) durante los viajes es bajo. “Al contrario de infecciones como la gripe o la tuberculosis, no se transmite por el aire”, afirma la doctora Isabelle Nuttall, directora del Departamento de Capacidad, Alerta y Respuesta Mundiales en la OMS. “Solo puede transmitirse por contacto directo con los líquidos corporales de una persona que padezca la enfermedad”, añade.

Dado el caso poco probable de que alguien que viaje en avión tenga ébola, la probabilidad de que los demás pasajeros y la tripulación entren en contacto con sus líquidos corporales es aún menor. Generalmente los pacientes con este virus están tan mal que no pueden viajar. Por consiguiente, la OMS desaconseja las prohibiciones de viajes con origen o destino en países afectados.

A principios de agosto, tras la reunión del Comité de Emergencias del Reglamento Sanitario Internacional acerca del brote de ébola, la OMS ya hizo una serie de recomendaciones, como no prohibir los viajes ni el comercio internacionales; y que los países se preparen para detectar, investigar y tratar los casos, y, cuando proceda, la capacidad para identificar y atender a los viajeros procedentes de zonas infectadas por el virus que lleguen a los aeropuertos internacionales o grandes pasos fronterizos terrestres con fiebre de origen desconocido y otros síntomas.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído