“Humillado y derrotado, el brigadier Julián Sánchez ‘El Charro’ ve apagar la llama de su vida en Etreros, un pequeño pueblo de Segovia. Abandonado por todos, excepto por un generoso vecino llamado Melchor y por el cura, José Soblechero, ve olvidada su grandeza alcanzada durante la francesada mientras espera que, a última hora, llegue una concesión real y Fernando VII lo rehabilite en sus honores”. Con estas palabras resumen Paco Cañamero los últimos años del héroe, que recoge en ‘Las nieblas del invierno’, la primera novela de este “curtido reportero, reconocido taurino, afamado futbolero, entusiasta carrilano, ilusionado gastrónomo”, como así se define en el libro presentado en la tarde de este miércoles en el Casino de Salamanca.
 
Tras escribir las biografías de Vicente del Bosque, Santiago Martín ‘El Viti’ y Julio Robles, entre otros, Cañamero ha decidido dar el salto a la novela. “Me interesa mucho el personaje de El Charro, porque representa el espíritu del salmantino, con una vida novelesca. A medida que iba investigando sobre su vida más descubría y decidí que era mejor relatarla con una novela en primera persona”, explica el autor.
 
Una vida que no siempre fue como relatan algunas crónicas de la época. “Pensaba que era un personaje nefasto, pero fue un hombre con un gran valor, le ofrecieron un dineral por cambiarse de bando, siendo incluso general, pero fue fiel a su pensamiento y a su tierra”. Por eso, en el invierno, la época más cruda, el invierno de la vida de Julián Sánchez despeja la niebla sobre su figura para recolocarlo en el lugar de la historia que se merece como charro lígrimo.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído