El paro de larga duración, el que engloba a aquellos parados que llevan más de un año buscando empleo, precisará un periodo de diez años para volver a los valores de 2007, una tesis recogida en la trigésimo novena edición del Índice Laboral ManpowerGroup 'El mercado de trabajo en los trimestres centrales de 2011 y la crisis financiera y el paro estructural: una perspectiva de largo plazo'. El paro de larga duración ha llegado en el tercer trimestre de 2011 al 49,3% del total de desempleados.

El estudio contempla cómo parados de larga duración aquellos que llevan más de un año buscando un trabajo, hayan tenido empleo o no con anterioridad. La situación más probable es que el paro estructural continúe subiendo en los próximos años y sea necesario, igual que sucedió tras 1995, más de una década para recuperar los valores de desempleo de largo plazo de en torno al 28% anteriores a la crisis.

El desempleo de larga duración es un fenómeno crónico de nuestro mercado de trabajo. Entre 1977 y 2010 el peso de los desempleados que llevaban más de un año buscando ocupación se sitúa en una media del 44,5%. La media para el periodo enero-septiembre de este año es un elevado 48,6%, pero lo cierto es que no se aleja mucho de la media histórica del 44,5%, lo que demuestra que la persistencia del desempleo (histéresis) es una de las características más definitorias del mercado de trabajo español. Un segundo rasgo definitorio es que, incluso en las etapas de expansión de 1987-1991 y 1995-2007, sus valores alcanzan cifras ciertamente elevadas. Así, el paro de larga duración representaba el 58% de todo el desempleo en la primera de las etapas de crecimiento económico y de alrededor del 43% de media en la segunda.

Una tercera característica del paro de larga duración durante la crisis es su masculinización. Mientras en el tercer trimestre de 2007 las mujeres aún representaban el 58,7% del desempleo de larga duración, en el tercer trimestre de este año la cifra se ha reducido significativamente, hasta el 46,8%, de forma que ahora es el colectivo masculino el que aporta el 53,2% de todo este paro.

El 25% de los parados lleva más de dos años buscando empleo

En el tercer trimestre de 2011, más de la mitad de los parados de larga duración, concretamente el 51,9%, llevan más de dos años en el desempleo, representando el 25,6% de todos los parados. El hecho de que en los dos primeros años de la crisis este tipo de paro, que denominaremos de muy larga duración, tendiera a caer en términos relativos sobre el total de los parados que llevan un año o más buscando empleo, es el reflejo del choque inicial de la crisis, que hizo aumentar sustancialmente los nuevos desempleados.

Así, entre el tercer trimestre de de 2007 y el cuarto de 2009, la proporción de parados con dos o más años buscando empleo no dejó de reducirse, desde el 51% inicial al 34,1%. A partir de ese momento, ha aumentado hasta alcanzar el 51,9% de finales de septiembre. Según el estudio, si continúan las actuales tendencias del mercado de trabajo, cabe esperar que esta creciente cronificación del desempleo de muy larga duración continúe aumentando. De hecho, en relación al total del paro, este colectivo, que había reducido su peso hasta alrededor del 10% a finales de 2009, representaba, en el tercer trimestre de 2011, ya más del 25% del total del paro.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído