El desempleo es una de las principales preocupaciones de los trabajadores salmantinos en los últimos años. El aumento de esta tasa ha sido portada de telediarios y periódicos año tras año. Pero, ¿han notado sus hijos que se trata de un fenómeno trascendente?, ¿saben realmente qué es el paro y cómo afecta a las personas? La empresa de recursos humanos responde a estas preguntas a través de una encuesta.

?El paro es el conjunto de personas sin trabajo?, ?es una persona que trabaja, la despiden y cobra una paga?, ?son los dos años que estás cobrando sin trabajar por buscar trabajo?, ?es cuando la gente no tiene trabajo y tiene que pagar una pensión al Estado?, o ?la fila donde la gente consigue trabajo? han sido algunas de las definiciones de los niños y niñas sobre el desempleo. 

Que se trata de un problema grave y dramático en algunos casos queda reflejado en respuestas como ?el paro es el culpable de que un montón de gente pierda su casa, todas sus cosas, y a veces, hasta su familia?, ?gente que se queda al borde del precipicio y no puede trabajar?, o ?el paro son las personas que no pueden trabajar. Y como no tienen dinero, no pueden comer, ni bañarse, ni pagar las ventas y se quedan a vivir en la calle?. 

Los políticos no se han quedado al margen de las respuestas de los pequeños y hay quien ha afirmado que el desempleo ?es cuando el Gobierno se queda con el dinero de la gente que trabaja?. Y hay quien ha sabido hilar el problema del paro con la mala situación económica: ?es uno de los efectos de la crisis. Muchas personas no pueden trabajar aunque tengan estudios porque no hay puestos de trabajo?.  

El perfil del buen trabajador 

Otra de las cuestiones planteadas por Adecco a los jóvenes y niños está relacionada con la importancia de los estudios a la hora de encontrar empleo. Parece que el mensaje de padres y educadores ha calado hondo y la totalidad de los chicos y chicas de Salamanca cree que estudiar es muy importante para tener trabajo cuando sean mayores.  

A la hora de justificar su respuesta, los razonamientos son una lección de vida: ?para poder trabajar de lo que te guste tienes que estudiar?, ?si estudias se te van a abrir muchas puertas?, ?es bueno estudiar idiomas porque si en tu trabajo te mandan a otro país tienes que saber hablar?. La respuesta más realista, la de un niño de 12 años que afirma que ?es importante estudiar para tener el trabajo que quieras y además, suerte?. 

Además, se ha querido saber qué debe definir a un buen trabajador. ¿Qué características debe tener?, ¿qué competencias y aptitudes? De nuevo las respuestas son de lo más originales. En primer lugar, los niños salmantinos destacan los rasgos de personalidad como el factor más decisivo de un trabajador (34%) y entre esos rasgos destacan: ser amable, ser simpático, ser una persona responsable y ordenada y ser buena persona. 

En un segundo escalón destacan las actitudes que el trabajador debe tener de cara al empleo (16%) y que definen como tener ganas de trabajar, esfuerzo, actitud positiva, entusiasmo y respeto. A estos valores se les añaden otros como disponer del equipamiento adecuado (10%) ? para ser un buen trabajador hay que tener buen material, una mesa, un ordenador, un uniforme , bolis - , una formación acorde con el puesto (6%), compañerismo (2%) y recibir un buen salario (0,8%).      

Tener muchas vacaciones, una buena paga, ducharse todos los días, no tener faltas de ortografía o no tener antecedentes penales son otros de los complementos afines a un buen trabajador, según los niños encuestados. Más graciosa es la respuesta de una jovencita de sólo cuatro años que piensa que un buen trabajador debe ?dormir mucho, para tener fuerzas para trabajar?.   

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído