Salamanca tiene cada vez menos jóvenes, y quienes deciden quedarse en la provincia charra para labrar su futuro tienen difíciles mimbres debido al complicado acceso al mercado laboral. La temporalidad y precariedad son la nota predominante, habiendo más posibilidades en la construcción, la hostelería y el comercio en determinadas épocas del año. La consecuencia es que el paro entre los menores de 25 años ha aumentado un 50% durante la crisis.

Según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, en julio de 2008 había 2.093 parados salmantinos con menos de veinticinco años, mientras que el pasado mes de este año eran 3.301. Todo ello teniendo en cuenta que por ejemplo durante el último año la provincia charra perdió un joven cada siete horas. Además, los jóvenes sin un empleo anterior se duplican en las listas del paro, al pasar de 883 al inicio de la recesión a los 1.635 en la actualidad.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído