La reforma laboral que se hará pública este viernes también favorecerá un marco laboral flexible que permita al pequeño comercio prestar un servicio en horarios más amplios. Con esta medida, el pequeño comercio podrá, por ejemplo, contratar personas que trabajen los sábados por la tarde, con una jornada "más reducida y con un contrato laboral acorde con la realidad actual". Así, según la reforma, esto le permitirá "competir en igualdad de condiciones con grandes almacenes, que sí se pueden permitir contratar a gente para trabajar los sábados por la tarde". 

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ya anunció días atrás que el Gobierno agilizará la apertura de pequeños establecimientos comerciales a través de una ley para suprimir la licencia de apertura y obra, y también trabaja en una línea ICO para este sector. Con este mismo objetivo, ha añadido, el Gobierno quiere impulsar la unidad de mercado, para que cualquier producto se pueda comercializar del mismo modo en toda España. 
 
"Este sector es uno de los más afectados por la crisis ya que ha registrado cuatro años consecutivos de caídas. Las ventas del comercio minorista han sido en 2011 un 17,4% inferiores a las del año 2007, máximo histórico de la serie. Son sin duda datos alarmantes que requieren actuar de forma urgente", explicó el ministro durante su comparecencia.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído