“Las personas con autismo precisan de atención especializada para garantizar sus derechos”

 “Las personas con autismo precisan de atención especializada para garantizar sus derechos”
“Las personas con autismo precisan de atención especializada para garantizar sus derechos”
El Día Europeo del Autismo se celebra desde el año 2007 en todos los países de la Unión Europea, con el propósito de concienciar a la ciudadanía sobre los Trastornos del Espectro del Autismo (TEA) y los problemas a los que se enfrentan estas personas y sus familias, a través de la difusión del conocimiento sobre el autismo y fomento del desarrollo de políticas que garanticen los derechos y la participación social de las personas con TEA. Desde esa fecha, las asociaciones de autismo de Castilla y León conmemoramos, durante la primera semana de octubre, este día, símbolo de la lucha de un colectivo de personas por ver reconocidos sus derechos, objetivo sólo alcanzable mediante la implicación del conjunto de la sociedad.

El autismo es una discapacidad en auge, los datos actuales de prevalencia, publicados por el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EEUU en marzo de 2012, indican un aumento de los casos detectados del 60% en los últimos 20 años, presentando algún TEA 1 de cada 88 nacidos. Estos datos tienen su reflejo en Castilla y León, donde las asociaciones de autismo han incrementado el número de personas atendidas en casi un 20% en el año 2012. Los expertos apuntan a que este incremento de casos se debe, en buena medida, a los avances en el conocimiento sobre esta discapacidad.  

 
No obstante, en la comunidad el TEA sigue siendo una discapacidad “invisible” para el conjunto de la sociedad, algo especialmente significativo entre los profesionales de los servicios educativos, sanitarios y sociales. Todavía hoy el desconocimiento existente sigue generando prejuicios, interpretaciones erróneas, y generalizaciones que dificultan, en gran medida, el desarrollo de una atención especializada, dirigida a mejorar la calidad de vida de estas personas.  
 
Sin embargo, las nuevas políticas sobre discapacidad no reconocen la especificidad del autismo, y plantean modelos de servicios de atención generalista que no presta atención a las necesidades  específicas de las personas con TEA. Además, en el marco de crisis económica, las medidas de recorte que se están produciendo pueden afectar a los derechos de las personas con autismo y pueden suponer un retroceso respecto de la ya precaria situación de atención existente. Tememos, por tanto, que este escenario no sólo va a suponer un encarecimiento de los costes de los servicios, sino también, un detrimento de la calidad de vida de estas personas, e incluso, un atentado a sus derechos recogidos en la Carta Europea de los Derechos de las Personas con Autismo y respaldados por la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.
 
Retos de la Federación Autismo Castilla y León

Mejorar la detección precoz para alcanzar un diagnóstico certero lo antes posible, acorde a los protocolos y buenas prácticas reconocidas a nivel internacional. Es preciso intensificar la formación especializada, dirigida a los profesionales implicados, así como mejorar la colaboración entre el movimiento asociativo y las administraciones públicas, a través del establecimiento de protocolos de coordinación y derivación para la mejora de la detección precoz.
 
Promover la atención temprana. El pronóstico y la evolución de las personas con TEA tienen relación directa con el tipo de atención recibida y el momento en que ésta se inicia. La evidencia científica demuestra que aquellas personas con TEA que han recibido un tratamiento especializado desde edades tempranas alcanzan mayores niveles de autonomía y tienen una mejor calidad de vida. 
 
Consolidar plazas existentes y crear nuevas plazas de centro de día y vivienda para las personas con autismo que lo precisen y financiar programas estables dirigidos a personas con autismo sin discapacidad intelectual, que garantice la atención especializada que unos y otros necesitan a lo largo de todo el ciclo vital.
 
Promover el acceso a las prestaciones sanitarias. La complejidad del trastorno, la falta de formación de profesionales médicos, la rigidez del sistema sanitario, los problemas de adaptación existentes,… dificultan el acceso real de las personas con autismo a la cartera sanitaria a la que tenemos derecho todos los ciudadanos. Es necesario realizar esfuerzos dirigidos remover los obstáculos existentes, garantizando el acceso de estas personas a los servicios sanitarios universales en condiciones de igualdad al resto de la sociedad.
 
Garantizar una adecuada educación a lo largo de toda la vida. Las personas con TEA precisan de una atención educativa especializada, continua y generalizada a lo largo de toda su vida. La educación se ha evidenciado como el único instrumento de promoción y mejora de su calidad de vida. Por ello, es necesario articular medidas educativas que promuevan el desarrollo integral y el aprendizaje de estas personas a lo largo de toda su vida, adaptando la respuesta educativa a sus necesidades específicas.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído