La Fundación Vitaldent informa con motivo del Día Europeo de la Depresión, que se celebra este jueves 2 de octubre, de que las personas que sufren este trastorno tienen mayor probabilidad de padecer enfermedades periodontales que deriven en la pérdida de piezas dentales. Esto es así, explican los expertos, porque uno de los efectos físicos más visibles de este trastorno es la reducción de la secreción de saliva.

Este fluido es básico para la prevención de estas enfermedades, ya que ejerce un efecto de protección antibacteriana sobre los dientes, al arrastrar los restos de comida que quedan en la boca gracias a su PH alcalino y a su capacidad tampón. Además, neutraliza los ácidos producidos por la placa bacteriana y aporta a los dientes el calcio y fosfato que necesitan para su proceso de “remineralización”. Por otra parte, si la pérdida de saliva es un síntoma de la enfermedad en sí mismo, la ingesta de algunos fármacos antidepresivos, la incrementa. Por ejemplo, la nortriptilina produce una inhibición del 56% de la producción de saliva total no estimulada, la fenoxetina del 34 % y la mianserina del 29%.

El doctor Gustavo Camañas, director médico de Vitaldent, recuerda que “otro síntoma principal de la depresión es la pérdida de motivación para la realización de tareas cotidianas, entre las que se incluye el cuidado de la higiene bucodental básico, como el depillado diario, el uso del hilo dental, o del enjuague bucal. Otra de las consecuencias es que las personas con depresión también espacian las visitas al odontólogo, limitándolas en  muchos casos a cuando el dolor no les permite actuar de otra manera”.  Sin embargo, los expertos de Fundación Vitaldent recuerdan a las personas que sufren este trastorno, que no sólo no deberían descuidar su higiene bucal, si no que deberían incrementarla, ya que forman parte de un colectivo más vulnerable ante este tipo de enfermedades.

 
Y es que además, la aparición de este tipo de patologías periodontales agrava su situación, ya que la pérdida de piezas dentales genera en el individuo una bajada de autoestima, que puede inducir a fenómenos de autoaislamiento y automarginación. Por otra parte, el estado de la boca repercute en la alimentación y una ingesta deficiente de alimentos puede favorecer la depresión si conduce a deficiencias vitamínicas y minerales.
 
Para evitar este tipo de situaciones, los expertos de la Fundación Vitaldent animan a las personas que sufren depresión a realizar este esfuerzo, y recuerdan que para prevenir cualquier enfermedad periodontal es fundamental lavarse los dientes después de cada comida con cepillo dental y dentífrico, utilizar la seda dental, y limpiar la lengua con un limpiador lingual. En el caso que se padezca algún problema periodontal, se recomienda colocar el cepillo de modo que sus filamentos formen un ángulo de 45 grados con la superficie dentaria y realizar movimientos circulares y laterales con suavidad.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído