La Universidad Pontificia de Salamanca ha acogido hoy una jornada organizada junto a la Fundación General de la Universidad de Salamanca sobre 'Creación de Empresas de Base Tecnológica', iniciativa que se ha centrado en la importancia de la innovación. Alumnos de las dos instituciones académicas salmantinas, además de las universidades de León, Valladolid y las portuguesas de Aveiro, Coimbra y Beira Interior han participado en esta sesión, enmarcada en el programa hispanoluso INESPO (Innovation Network Spain-Portugal).
 
"La innovación es mejorar lo que ya hay o introducir algo nuevo", explica Laura Grande Pérez, asesora de Innovación de la Cámara de Comercio e Industria de Salamanca, en declaraciones recogidas por DiCYT (www.dicyt.com). Habitualmente, se confunde con la investigación, pero se trata de conceptos muy distintos. "La diferencia es que la investigación requiere tener una idea, muchos años de desarrollo e invertir mucho dinero y no tiene por qué llegar a buen puerto. Es decir, puedo estar estudiando en una molécula y que finalmente no sirva para lo que estoy investigando", comenta.
 
Para explicar la innovación con un ejemplo, Laura Grande echa mano de la tirita. "Ya está inventada, pero si me doy cuenta de que hay muchas razas diferentes, la innovación sería introducir en el mercado tiritas de colores que se adaptan al color de piel. Es algo imaginativo sobre algo ya inventado que mejora lo que hay", comenta.
 
Por lo tanto, es más fácil innovar que investigar, está "al alcance de cualquier persona que tenga creatividad, imaginación y ganas", opina. El problema es que "falta planificación y estrategia", afirma. Además, "hay mucha resistencia al fracaso, no estamos acostumbrados a cometer errores y venimos de años anteriores que han sido muy buenos para todo el mundo".
 
Para ser innovador, la experta recomienda "asociarse, hacer cosas juntos y observar, ser analítico para darte cuenta de los nichos de mercado que tiene alrededor". En su opinión, el dinero no es lo más importante, ya que en tiempos de crisis "la gente agudiza muchísimo más la imaginación". Asimismo, las universidades tienen un potencial importante. Sin embargo, "uno de los problemas de las empresas es que ven la Universidad de como un elemento lejano, pero por pequeñas que sean puede acercarse, porque hay muchos proyectos interesantes".
 
Ventajas y desventajas de innovar en nuevas tecnologías
 
Por otra parte, Alfonso López Fernández, director corporativo de GPM Innovación y Desarrollo, explicó el caso de esta empresa salmantina, que ha dejado de ser una factoría de software para cambiar el modelo de negocio y, "en lugar de ser los programadores del final de la cadena, cogemos el proyecto desde el principio hasta el fin, tenemos capacidad para consultoría y un I+D mucho más potente".
 
En este sentido, "las nuevas tecnologías te permiten tener recovecos que otros sectores más tradicionales no tienen". Sin embargo, no es fácil innovar en este sector porque los avances son muy rápidos. "Vamos acoplando los desarrollos que van apareciendo en el mercado a proyectos que nosotros entendemos que tiene valor", indica.

Como ejemplo de los proyectos tecnológicos en los que está embarcada GPM, ha puesto el desarrollo de tarjetas de compras para fidelizar al cliente con la empresa Fidexis Sport con clubes de fútbol y baloncesto, cuya peculiaridad es ir obteniendo puntos para intercambiar, por ejemplo, por una camiseta del equipo.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído