Se dice que la vegetación influye en las emociones por su condición de ser vivo. El 98% de los encuestados declara que ha experimentado una satisfacción personal al ver cómo, gracias a sus cuidados, sus plantas llegan a florecer. Además los expertos aseguran que cuidar de una planta evita caer en una sensación de soledad y puede ayudar a relacionarnos mejor con nuestro entorno. 
 
De hecho, dos de cada cinco personas está de acuerdo con la afirmación ‘si sabes cuidar de una planta estás preparado para tener una relación estable’. Así lo corroboran el 80% de los solteros, divorciados o viudos encuestados y el 20% de los casados o con pareja estable. 
 
Saber cuidar una planta también ayuda a fomentar otros valores como el compromiso y la responsabilidad, no sólo en adultos sino también en niños. Son muchos los colegios que han incorporado este tipo de actividades a sus programas educativos, una iniciativa que estimula el desarrollo de habilidades sociales de los infantes. Además el 93% de los encuestados con hijos ha reconocido que enseñar a sus niños a plantar un huerto o hacer cuidar de sus propias plantas refuerza el vínculo entre padres e hijos.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído