La tradición volvió a cumplirse a medianoche en la Plaza Mayor de Salamanca. De nuevo, cientos de personas, en su mayoría salmantinos aunque también se mezcló con ellos un nutrido grupo de turistas de otras provincias y de la vecina Portugal, volvieron a darse cita frente a la fachada del Ayuntamiento para escuchar las 12 campanadas y comer las uvas de la suerte.

Con el recuerdo lejano de la ?afonía? de las campanas de hace dos años no hubo ningún problema en esta ocasión por lo que el protagonismo volvió a ser para la alegría y el jolgorio de las personas congregadas en el ágora salmantina, principalmente jóvenes que vestían sus mejores galas para la ocasión.

Una vez finalizado el acto, la Policía Local ayudó a despejar la zona y requirió a algunas personas, algunas con un ?exceso? de alegría, para que no depositaran residuos sobre el suelo e la Plaza.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído