La alarma generada en el barrio Garrido a raíz de las últimas peleas y agresiones, de la que se hacía eco ayer SALAMANCA24HORAS en exclusiva con un amplio reportaje y testimonios, ya tiene respuesta por parte de la Policía Local y la Policía Nacional. Según ha anunciado el concejal de Fomento, Carlos García Carbayo, que esta semana hace las veces de alcalde en funciones debido a las vacaciones de Alfonso Fernández Mañueco, el Ayuntamiento y la Subdelegación del Gobierno se han puesto en contacto para analizar el problema, decidiendo intensificar la vigilancia en el barrio.

Y es que Garrido se está convirtiendo en epicentro de las noticias de sucesos protagonizados por grupos de jóvenes que provocan inseguridad en la zona. La brutal paliza propinada a un frutero por jóvenes que suelen reunirse en la plaza Barcelona ha sido esta semana el último episodio de constantes peleas y broncas durante los últimos meses en el barrio, a los que se suman agresiones con arma blanca en el parque Garrido o bandas de ladrones de bares y viviendas. Los vecinos dicen basta, como se abogaba también desde la asociación de vecinos Navega, que "condena enérgicamente estos actos de delincuencia e insta a la autoridades a que tomen las medidas necesarias para erradicarlos y devolver la calma y tranquilidad al barrio".

 
Varios parques de la ciudad se han transformado en territorio exclusivo de grupos juveniles, que campan a sus anchas al caer la noche y se adueñan incluso de lo que consideran su parcela. Los vecinos de esas zonas de ocio denuncian la presencia de grupos que trafican con droga y provocan peleas en determinadas ocasiones, sobre todo en la plaza Barcelona y el parque Garrido. Zonas donde bandas de jóvenes de diferentes etnias y razas se juntan y en ocasiones chocan bien por el control del parque o bien por razones ‘comerciales’ de más peso, como el menudeo de sustancias estupefacientes.
 
Por este motivo, los vecinos de estos parques reclaman una mayor presencia policial en la zona, tanto de Policía Nacional como Local, no sólo como prevención de la delincuencia juvenil, sino también para impedir el tráfico de drogas y las constantes peleas. Y sobre todo para esclarecer hechos como la paliza propinada al frutero, para que no queden impunes. "Tenemos que solucionar esto entre todos, no puede ir a más, no puede crecer la alarma. No quiero pensar que sea una cosa aislada, pero no se puede quedar impune", declaraba ayer a este diario José Briz, presidente de la asociación de vecinos Navega.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído