La Policía Local de Salamanca va a llevar a cabo la semana próxima una campaña especial de control sobre motocicletas y ciclomotores, centrada principalmente en el uso del casco, los excesos de velocidad, los adelantamientos antirreglamentarios y la inspección técnica. Esta iniciativa se efectúa en colaboración directa con la Dirección General de Tráfico y en cumplimiento de las operaciones de vigilancia y control para el año 2012, con  el objetivo de aumentar los niveles de seguridad en los vehículos de dos ruedas.
     

La campaña, que se efectuará  entre los días 21 y 27 de mayo, consiste tanto en la realización de controles preventivos, como en dispositivos de vigilancia sobre los movimientos de las motocicletas, denunciando en su caso las infracciones que se observen. En esta ocasión la campaña va más allá de del fomento de la utilización del casco protector, ya que se van a realizar controles preventivos tanto de velocidad como de alcohol y drogas, así como inspecciones de documentación, seguros y matriculación.

     

La importancia de este tipo de operaciones especiales resulta fundamental ante el notable incremento del parque de motocicletas, que ha crecido un 94% en los últimos diez años. En 2011, el parque total de motocicletas y ciclomotores se situó por encima de los cinco millones de vehículos. En cuanto a las víctimas, en 2011 fallecieron 252 motoristas (27 menos que en 2010) y 39 ciclomotoristas (15 menos que el año precedente). Estas cifras indican que los datos comparativos del número absoluto de víctimas sobre vehículos de dos ruedas continúan reduciéndose  apreciablemente en los últimos años, pero contrastan todavía con la más marcada tendencia decreciente del número absoluto de víctimas de turismos. 

     

Según los datos facilitados por la Dirección General de Tráfico, los usuarios de motocicletas fallecidos en carretera no utilizaban casco en el 6% de los casos, elevándose este porcentaje hasta el 9% en zona urbana. En cuanto a los ciclomotores estas cifras son más alarmantes, alcanzado el 24% de usuarios que no usaban el casco a nivel nacional tanto en carretera como en zona urbana. Estos porcentajes no son extrapolables al caso específico de la ciudad de Salamanca, donde se observa un cumplimiento mayoritario en lo que al uso del casco se refiere, de acuerdo con los controles que lleva a cabo la Policía Local a lo largo del año.

     

Los policías locales informarán además a los motoristas y a los acompañantes de las ventajas de los diferentes dispositivos de seguridad, especialmente del casco, sin perjuicio de la vigilancia normal que se realiza durante todo el año. Los agentes encargados de la vigilancia del tráfico podrán proceder a la inmovilización de cualquier vehículo cuando, como consecuencia del incumplimiento de la Ley de Tráfico, pueda derivarse un riesgo grave para la circulación. 

     

En este sentido, se considera riesgo grave la conducción de un ciclomotor o motocicleta sin casco homologado, además de imponerse la sanción correspondiente, que ha subido de 100 a 200 euros, de acuerdo con una de las recientes modificaciones de la Ley de Tráfico. Todos los estudios en materia de seguridad vial coinciden en aseverar que la utilización del casco protector reduce de forma notoria las posibilidades de perder la vida o sufrir graves lesiones en un accidente de circulación, siendo su eficacia aún mayor cuando se transita a bajas velocidades, como suele ser el caso de la circulación urbana. Su uso reduce las muertes en un tercio y evita dos de cada tres lesiones cerebrales. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído