El presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), el salmantino Juan José Rodríguez Sendin, ha invitado a los responsables políticos al diálogo con los profesionales porque “la situación es complicada y puede empeorar todavía más”, por lo que “tenemos que intentar entendernos”. Así, destacó que “puesto que estamos en tiempos difíciles, los médicos tenemos que compatibilizar valores con crisis y desconfianza”, y señaló la necesidad de recordar estos valores, precisamente en estos momentos complicados porque “muchos profesionales se hacen preguntas y no tienen la respuesta adecuada”.
 
Tras preguntarse “¿porque surgen los dilemas éticos?” o “¿porqué un código de comportamiento ético” aseguró que “en la práctica clínica, en el proceso de actuación médica en relación al cuidado del paciente presenta muchos dilemas” y expresó su convicción de que “el grado de implicación de los médicos en procesos en los que hay que tomar decisiones sobre intervenciones, tecnología, incluso, recursos, aumentaría si respondieran a compromisos más claros, estables y tangibles”.
 
También se refirió al compromiso global de la profesión médica de promover el bien sin discriminación, de controlar y gestionar la desigualdad y afirmó que “ser ético es ser eficiente” y “no es ético ser ineficiente”. Habló de algunos dilemas éticos a los que se enfrentan los médicos como el secreto profesional, la objeción de conciencia, los cuidados al final de la vida, el derecho a la información, la sostenibilidad, las denuncias de deficiencias, la libertad de prescripción , el conflicto de intereses o la relación con la industria, todos ellos recogido en el Código Deontológico.
 
El presidente de la OMC reiteró que el médico debe de alinearse con los intereses de los pacientes y "por ello, estamos obligados a denunciar los déficits que se detecten porque la ineficiencia crea falta de equidad". "Debemos -añadió- defender los derechos de los pacientes, ofrecer respuestas y ayudarles a decidir". Defendió "el espíritu crítico, expresarnos sin miedo y sin trabas del poder político o económico, crear y compartir espacios de ética y convivencia, utilizando la palabra como nuestro utensilio de trabajo porque la palabra cura, alivia, consuela, informa, vigila y nos compromete". Y destacó el trabajo que se realiza en este sentido desde los Colegios de Médicos como “espacios éticos y democráticos, foros de pensamiento en los que se comparten formas de entender y hacer, como comunidad moral encargada de la regulación y el control del ejercicio profesional, para lo que se precisa un entorno de independencia y autonomía que se encuentra, precisamente, en los colegios".
 
Finalmente, defendió la necesidad de aumentar las garantías para los pacientes mediante la validación periódica de la colegiación. "Los médicos necesitamos hacer una especie de ITV, una validación periódica de nuestra credencial para el ejercicio profesional". Consideró muy importante intervenir sobre la violencia intra y extra profesional; mencionó el acoso laboral, que recoge claramente el Código de Deontología y, especialmente, cuando recuerda que "si un médico tuviera conocimiento de que otro compañero está siendo sometido a acoso moral o a coacciones en su ejercicio profesional, deberá ponerlo en conocimiento del colegio".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído