Con frecuencia, una misma vía tiene varias denominaciones. ¿Cómo es posible entonces que sin cambiar de acera se pueda pasar por diferentes calles? Y es que la actual fisonomía de Salamanca es reciente en comparación con la antigüedad de su callejero. Así ocurre con la calle del Prado.

Durante la repoblación medieval en el interior del casco histórico surgieron numerosas huertas y tierras de cultivo, asociadas a los nuevos habitantes de la ciudad. Más de cien hectáreas se repartían entre los caseríos, sobre todo en las cercanías de los arroyos de Santo Domingo y de los Milagros. Junto a este último se extendía una gran pradera, de ahí la denominación de una calle que fue sucumbiendo al progreso urbanístico.

El verde predominante en esta zona de la ciudad fue dando paso al oro de la piedra de Villamayor y el anaranjado ladrillo de las viviendas más modestas. Entonces había todo un enjambre de inmuebles que se entrelazaban por irregulares calzadas. Una de ellas era la calle del Prado, hasta que a mediados del siglo pasado se decide dar forma a la denominada ‘vía del rodeo’. Una calzada que bordease la Plaza Mayor desde la plaza del Mercado hasta la plaza de Los Bandos. De ahí que actualmente sea una misma vía con diferentes nombres de calles.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído