La ciudad de Salamanca cuenta con el sexto precio del agua más barato en el bajo consumo (de diez metros cúbicos con contadores individuales de 13 a 15mm de calibre) de toda España, según se desprende de un informe realizado por la organización de consumidores Facua. La capital del Tormes registró un precio de 11,96 euros para un consumo de diez metros cúbicos, con una subida del tres por ciento respecto a noviembre de 2011. En el caso de gran consumo (de 20 metros cúbicos), el coste asciende a 24,08 euros, con una subida en el último año del 3 por ciento.
 
Facua reclama avances en la aplicación de tarifas progresivas que penalicen consumos por encima de determinadas cantidades, pero además facturando en función de los habitantes del inmueble. En la actualidad sólo una de las ciudades analizadas, Sevilla, tiene unas tarifas vinculadas al número de personas que residen en la misma. A Coruña aplica tarifas distintas a partir de cuatro o más miembros en el núcleo familiar. En ese sentido, considera que sería necesario establecer bonificaciones para donde convivan más de tres miembros y no se considere familia numerosa. Estos núcleos familiares podrían estar pagando el metro cúbico como si estuvieran derrochando agua cuando en realidad pudieran estar realizando un consumo racional del agua.
 
En España, el suministro domiciliario de agua es una competencia de los ayuntamientos, que gestionan, bien directamente por el propio ente o a través del otorgamiento de las concesiones del servicio a empresas públicas, privadas o mixtas. En algunos casos existen cánones o recargos autonómicos que repercuten en los consumidores que tienen carácter finalista, habitualmente para sufragar obras de abastecimiento, saneamiento y/o depuración. Facua exige a los ayuntamientos y entidades gestoras la participación de las asociaciones de consumidores en el diseño de las tarifas y formar parte de los Consejos de Administración de las empresas gestoras.
 
Metodología
 
Para realizar este estudio, donde los datos se ofrecen sin incluir el IVA, FACUA ha tenido en cuenta el ciclo integral del agua, esto es, las cuotas fijas y variables facturables tanto por el abastecimiento como por el saneamiento, alcantarillado, depuración y/o vertidos, incluyendo tanto posibles cánones o recargos relacionados con la mejora de infraestructuras, impulsión, sequía... pero excluyendo el alquiler y/o mantenimiento de contadores con importe independiente.
 
Las cuotas fijas o de servicio son las que hay que pagar aunque no se haga uso del mismo, mientras que las variables o de consumo dependen del volumen de agua consumida. Tampoco se ha reflejado la existencia o no de bonificaciones a las familias numerosas (pues el estudio contempla una familia de tres miembros), para evitar que se penalicen consumos elevados que en estos casos resultan justificados, o a usuarios de rentas bajas.
 
Para evaluar las cuotas fijas y variables de abastecimiento y saneamiento se ha tomado como referencia un cliente con periodicidad mensual donde viven un total de tres miembros. Para dicho estudio se han establecido dos consumos medios, de 10 y 20 metros cúbicos, obtenidos por contadores individuales de 13 y 15 mm. de calibre.
 
Según la ciudad, la facturación se realiza mensual, bimestral o trimestralmente. Para la realización del estudio se ha calculado el equivalente mensual. Tampoco se han reflejado otros conceptos que influyen en el precio del agua como son la disponibilidad y calidad del agua en origen, la calidad del servicio prestado y la existencia o no de subvenciones, tanto de explotación como de capital.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído