Desde el comienzo de la crisis, el precio de la electricidad en España se ha disparado un 46% y la factura de la luz ha pasado de 553 euros al año a 812, un incremento de 260 euros para un hogar con un consumo medio. Esta subida se explica principalmente por el importante aumento de la parte fija de la factura (la que depende de la potencia contratada y donde se incluyen parte de los costes regulados conocidos como peajes), que ha crecido un 121% desde 2007 (de 104 euros al año a 231 para un consumidor medio). La parte variable, la que corresponde al consumo energético, ha experimentado un crecimiento algo más moderado pero también importante. En concreto, los consumidores pagan hoy un 29% más por su consumo que antes de la crisis (de los 449 euros de 2007 a los 581 euros anuales de este año). 
 
Estos datos se desprenden del análisis de Kelisto.es sobre la evolución de los precios de la electricidad en España en los últimos siete años.El precio de la luz ha experimentado un incremento desmesurado, muy por encima de la inflación (que ha crecido un 13% entre junio de 2007 y junio de 2014) y del resto de gastos del hogar. Si no tenemos en cuenta la factura eléctrica, el conjunto de gastos del hogar cayó un 8% entre 2007 y 2013. Sólo los seguros, con un aumento del 0,9%, y otros servicios como basuras y agua (+25%) han experimentado crecimiento, mientras que la hipoteca media (-28%) y la ropa (un -36%) son los conceptos que han registrado mayores caídas
 
En 2012 se alcanzaron los precios más altos de la electricidad en nuestro país. Entre 2007 y 2012 el precio de la luz se incrementó cerca de un 60%, desde los 553 euros anuales que pagaba un hogar medio antes de la crisis hasta los 883 de 2012 (330 euros más), debido principalmente al incremento de los costes fijos (que afectan la parte de la factura que no dependen del consumo).
 
A partir de esa fecha, el coste de la parte variable (la que corresponde al consumo energético) se ha ido reduciendo: los consumidores pagan hoy un 23% menos por la energía que consumen que hace dos años. Sin embargo, la parte fija, se ha incrementado de manera alarmante desde 2012: un 81%, de 127 euros hasta 231. De hecho, solo en el último año este concepto ha aumentado un 66%, lo que implica que los usuarios con un bajo consumo han sido “penalizados” al tener que pagar facturas más elevadas aunque no consuman más energía.
 
Para Hernán Martínez, responsable de Energía de Kelisto.es, “el fuerte incremento que ha sufrido la parte fija del recibo, un 121% desde 2007 y un 66% sólo en el último año, supone que el usuario paga más en su factura aunque no incremente su consumo energético. Esto significa que aunque reduzcan al máximo su consumo con el objetivo de ahorrar, no se apreciará una reducción similar en la factura, lo que penaliza al pequeño consumidor. Llama la atención que, mientras la mayoría de los gastos del hogar han caído durante los años de crisis, el precio de la luz en España ha crecido de forma desmesurada a causa de decisiones políticas que no han protegido al consumidor. Como consecuencia, millones de hogares no pueden asumir el pago de las facturas y la pobreza energética se ha disparado en nuestro país”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído