El principal perjudicado del estallido de la 'burbuja' inmobiliaria ha sido el suelo urbano ya que la crisis ha pulverizado casi cualquier opción para que la construcción residencial recupere su actividad. En ello, sigue influyendo el 'stock' de viviendas nuevas sin vender y las dificultades del sector financiero. Las negras expectativas, que comienzan a aclararse, han sostenido hasta ahora el proceso de ajuste en la Comunidad, más intenso que en España, según los datos recabados por el Ministerio de Fomento, correspondientes al primer trimestre, que publica la agencia Ical.

El frenazo económico, que perdura tras dos recesiones en seis años, ha afectado de forma diversa en Castilla y León al valor del suelo. Entre 2008 y 2013, sólo ha crecido su valor en Valladolid y Soria, con un alza llamativa del 4,8 y del 4,3 por ciento, respectivamente. En el resto, destacan las caídas de León (56 por ciento) y Zamora, 55,4 por ciento, así como las de Burgos (52,2 por ciento) y Salamanca (51,5 por ciento). Una mejor evolución que la media autonómica presentaron en este periodo Segovia (40,3 por ciento), Ávila (32,2 por ciento) y Palencia (32,1 por ciento).

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído