Tras las recientes declaraciones de la Secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, en las que atribuía el mal estado del sistema educativo a unas hipotéticas políticas de despilfarro en materia de salarios del personal docente, la Asociación de Profesores Aspes-CL quiere hacer constar su absoluto rechazo. Así, argumenta que los datos económicos relativos a la depauperación salarial sufrida por el profesorado durante la última década "demuestran que tales acusaciones no son más que falacias carentes de fundamento, y se enmarcan en un intolerable ejercicio de desprecio profesional muy característico, por desgracia, de una persona que no deja de reiterarse en el ataque al profesorado de la enseñanza pública".

Después de haber comprobado mediante exhaustivos estudios que el salario de los profesores del sector público no ha dejado de perder poder adquisitivo desde el año 1990 hasta hoy, el porcentaje medio se sitúa en torno al 50% del sueldo actual, el 30% desde el inicio de la crisis, y de que algunos colectivos docentes, como los profesores de Secundaria, han tenido que soportar los mayores recortes en sus sueldos de todo el espectro del funcionariado, "resulta vergonzosamente falaz y torticero pretender engañar a la sociedad con la idea de que la inversión educativa ha sido equivocada porque se ha dedicado a subir el sueldo de los docentes".

Para la asociación de profesores, "este tipo de estrategias demuestra una falta total de perspectiva y escrúpulos, lo que viene a cuestionar seriamente la capacidad de esta persona para ocupar el cargo que desempeña. De la reducción de alumnos por aula podríamos decir otro tanto de lo mismo y preguntarle a la Secretaria de Estado por el nombre de algún centro escolar público en el que la ratio de alumnos por clase haya descendido en los últimos años, así como la incidencia en los buenos resultados que el apelotonamiento de alumnos en las aulas está tenido en la convivencia escolar y en los resultados académicos".

Aspes rechaza las estrategias "basadas en la maledicencia y la falacia como indignas de alguien que ocupa un cargo público educativo tan alto y cuyas presuntas capacidades y desempeño deberían conducirle a declaraciones más lógicas y éticas que vinieran a demostrar el apoyo incondicional que merece la labor de los verdaderos profesionales de la educación, los profesores, que estamos siendo, no lo olvidemos, los únicos puntales que a duras penas sostienen el titanic educativo en plena zozobra". Por eso, la asociación exige el cese fulminante de Gomendio "con cargo a su manifiesta incapacidad para entender cuáles, y especialmente quiénes, son los factores responsables del desastre educativo actual y por su indisimulable aversión hacia el profesorado de la enseñanza pública, al que no ha dejado de difamar desde que accedió a su puesto actual".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído