El pleno del Ayuntamiento ha aprobado este viernes la prórroga del contrato de concesión de la explotación del servicio municipal de suministro de agua y saneamiento, del que es beneficiario la empresa Aqualia hasta el año 2022. Acuerdo que se alcanza entre ambas partes después de que la empresa planteara una compensación al déficit de explotación del servicio. En concreto, la empresa reclamaba trece millones de euros por un desfase financiero debido a los sobrecostes de nuevas instalaciones, pero el Ayuntamiento entendía que sólo debía hacer frente a tres millones. Al final se ha acordado aumentar en cinco años la vigencia del contrato, sin repercutir costes ni en el recibo a los ciudadanos ni en recortes a los trabajadores.

No lo ve así el concejal socialista Arturo Ferreras, quien denunció que "se le dice a la empresa que se prorroga el contrato y borrón y cuenta nueva. Esto no es serio. Alguien tendrá que pagar esos diez millones de diferencia, Aqualia no va a perder dinero, así que lo cobrará de los trabajadores o a los ciudadanos".

Al respecto, el concejal de Medio Ambiente, Emilio Arroita, aclaró que "no se va a rascar ni un euro más del bolsillo de los ciudadanos. La empresa quería repercutir el desequilibrio en subir las tarifas, pero el Ayuntamiento no está conforme" y acordó una prórroga del contrato, "la mejor opción". Además de que la empresa se compromete a una serie de mejoras. "Se ha leído usted parcialmente los informes", interpeló Arroita al edil socialista.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído