El pasado 12 de febrero se apagó el corazón de Germán Sánchez Ruipérez, uno de los más grandes empresarios de la edición española, pero su legado latirá con fuerza hasta la eternidad. Creador del Grupo Anaya y de la Fundación que lleva su nombre, deja la más señalada institución filantrópica española en pro del libro y la cultura lectora. SALAMANCA24HORAS ha querido hablar con la actual directora de la institución, Dolores González, sobre el trabajo que el legado que dejó su fundador, lo que ha supuesto para ella y el trabajo que lleva a cabo la propia fundación.
 
Apasionado de la lectura y auténtico promotor de la misma en nuestro país, la fundación que lleva su nombre intenta inculcar en los más pequeños ese sentimiento de amor hacia los libros. “Es un centro en el que nos dedicamos a trabajar la lectura y la promoción del libro con los más pequeñitos, desde primeras edades hasta edad juvenil. Realizamos una serie de actividades con estos usuarios, pero también dirigidas al mediador, trabajamos mucho con la familia porque consideramos que es el germen donde se debe ver ese amor a los libros y hacia la lectura, y lógicamente con los educadores, por ser la escuela el sitio donde los niños aprenden a leer y recorren su camino de lectores“, explica su directora.
 
Todos estos servicios están organizados por las tardes, para que los niños puedan acudir a la biblioteca y poder disfrutar del placer de leer, mientras que por las mañanas los programas están enfocados a la visita de grupos de alumnos y al traslado de los profesionales de la fundación a los propios centros educativos para comprobar la evolución de los proyectos.
 
Creado en 1985, el Centro Internacional del Libro Infantil y Juvenil de Salamanca es uno de los proyectos en los que este peñarandino puso más empeño a lo largo de su vida, así lo destaca su directora: “El proyecto más querido de Germán era la fundación, y realmente le dedicaba su tiempo, su esfuerzo. Venía aquí y estaba con los niños, hablaba con ellos”.
 
Además, resalta su gran labor humana y el apoyo que mostraba a sus trabajadores. “A nivel más personal, como toda mi experiencia profesional la he vivido aquí siempre he encontrado en Germán a esa persona que realmente te ha alentado, te ha dinamizado. Nos ha dado ejemplo con su esfuerzo, trabajo, capacidad, y sobre todo el aliento, ha sido el gran impulsor de nuestro trabajo hasta sus últimos días de su vida. Lo vamos a echar mucho de menos“, asegura.
 
En fechas posteriores, desde la fundación se pretende rendir homenaje a la memoria de Sánchez Ruipérez mediante una serie de actividades en la que los más pequeños podrán transmitir sus opiniones a través de dibujos y poesías. Desde el punto de vida institucional se celebrará esta semana un funeral en la iglesia de la Purísima cuando sus restos puedan regresar a España.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído