El callejero salmantino rinde homenaje a numerosas personas que pasaron a la historia de España por sus logros. Aunque su relación con la capital del Tormes sea escasa o prácticamente nula, supone así un recuerdo a quienes contribuyeron a mejorar la vida de sus semejantes. Sin embargo, la historia de estas calles suele estar asociada a un relato más apegado a las costumbres de la sociedad charra. Así ocurre con la calle Ramón y Cajal.

 

Esta cuesta empedrada desde la plaza de las Agustinas hasta la confluencia de los paseos de Carmelitas y San Vicente, está flanqueada a su izquierda por el entorno del Colegio Fonseca y a su diestra por el Campo de San Francisco. La cercanía del parque hizo que a esta calle se la denominase precisamente Paseo del Campo de San Francisco, aunque pasó a ser popularmente conocida como la cuesta de Moneo, pues desde el siglo XIX se encontraba allí una famosa tienda dedicada a la energía eléctrica y los carburantes, surgida tras la revolución industrial.

 

Al inicio de esta calle residió el que llegara a ser ministro Filiberto Villalobos, cuyo fallecimiento congregó a miles de salmantinos en 1955 que quisieron acompañar al cadáver durante toda la pendiente hasta el camino hacia el cementerio. Y es que hasta no hace mucho tiempo en este cruce de avenidas comenzaba el trayecto hacia el camposanto, por lo que era frecuente ver a familiares y amigos acompañando un féretro a través de esta cuesta, la cuesta de los entierros. Calle que en 1922 fue nombrada como Ramón y Cajal en homenaje al Premio Nobel de Medicina. Ironías de la vida, el nombre de alguien que propició vida para una calle siempre relacionada con la muerte.
 
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído