El recrudecimiento de la crisis y la caída de la actividad económica están detrás de que el consumo de energía en Castilla y León haya descendido en 2012 a los peores niveles en la última década. El consumo se situó el año pasado en 69,8 millones de megavatios hora (Mwh), un ocho por ciento menos que en 2011, lo que supone también el mayor retroceso interanual desde 2003. Lejos quedan las cifras de 2007 cuando la Comunidad Autónoma llegó a consumir 83,7 millones de Mwh, aunque no había visos de la actual recesión.
 
La memoria anual del Ente Regional de la Energía (Eren), según informa Ical, permite comprobar que esta acusada caída del consumo contrasta con la evolución de la generación de electricidad que no ha parado de crecer desde 2008. Incluso, el ejercicio pasado, con 35,6 millones de megavatios hora, está cerca del récord marcado en 2007 cuando se alcanzaron los 37 millones de Mwh. Solo en 2012, hubo un incremento del 5,7 por ciento.

El principal descalabro del consumo de energía durante el año pasado por fuente de energía correspondió a los hidrocarburos (gasolinas, gasóleos y fuelóleos), que cayó un quince por ciento. Un porcentaje tan importante está relacionado con el efecto del 'céntimo sanitario' que entró en vigor en Castilla y León en marzo de 2012. También cayó el consumo de electricidad pero solo un 0,8 por ciento. Esta estadística ha variado poco en los últimos años, con pequeñas oscilaciones, aunque hay que remontarse hasta 2006 para encontrar una cifra tan baja. El gas natural descendió otro 1,4 por ciento. Sorprende que tanto el consumo de electricidad como el gas natural cayeran el año pasado en la autonomía mientras que aumentaron un 2,7 y un 16,7 por ciento, respectivamente, en el conjunto de España.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído