La tarifa de último recurso (TUR) eléctrica subirá un 3,95% de media a partir del próximo 1 de julio, mientras que la del gas natural se incrementará un 2,26%, según pública el Boletín Oficial del Estado (BOE). En la tarifa de gas natural esto supondrá un incremento medio de 14,89 euros al año. La subida de la TUR de la luz es la segunda del año, ya que en abril se aplicó un incremento del 7%, mientras que en el caso del gas, la TUR subió un 0,5% en enero y un 5% en abril.

 
La tarifa regulada sube después de que la subasta entre comercializadores de último recurso de esta semana arrojase un incremento del 9,5%, lo que, trasladado al recibo final, ejerce una presión al alza del 3,9%. Al mantener la parte regulada del recibo, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo traslada solo a la tarifa el incremento del coste de la energía del 3,9%, mientras sigue trabajando en una reforma eléctrica que reduzca los costes del sistema y permita acabar con el déficit de tarifa.
 
En el caso de la tarifa de gas, el incremento medio del 2,26% es fruto de una subida del 1,69% en la TUR 1 (consumo de agua caliente y cocina), o de 3,95 euros al año, y de un incremento del 2,16% en la TUR 2 (agua caliente, cocina y calefacción), o de 16,14 euros al año.
 

En abril de 2007, el usuario medio pagaba 48,59 euros al mes (impuestos incluidos) por el recibo de la luz. A partir de abril, con el último incremento, el usuario medio pasó a pagar 79,17 euros al mes, por lo que el incremento acumulado en cinco años alcanza nada menos que el 62,9% (60,2% si no se incluye el incremento del IVA de julio de 2010), según un informe de Facua-Consumidores en Acción. El recibo de la luz se habrá encarecido así en 30,58 euros mensuales, nada menos que 366,95 euros al año.
  
Las tarifas eléctricas, antes y ahora
 
En la actualidad, un consumidor con 4,4 kW de potencia contratada y un consumo mensual de 366 kWh (la media en España, según un análisis de FACUA sobre más de 50.000 facturas) paga al mes 79,17 euros. En julio de 2011 el precio del kWh en la modalidad sin discriminación horaria se fijó, redondeando a dos decimales, en 17,65 céntimos (14,2319 céntimos más el 24,03% que representan los impuestos sobre la electricidad y IVA). Este concepto, el término de energía, representa el 87% del recibo para el usuario medio.
 
En abril de 2007, la tarifa vigente era la publicada en el BOE en enero de ese año. Cada kWh se pagaba a 10,96 céntimos (8,9868 más los impuestos indirectos, que entonces representaban el 21,93%). La tarifa por kW de potencia contratada era de 1,93 euros (1,581887 más impuestos). Así, el usuario medio pagaba hace cinco años 48,59 euros (39,8519908 más impuestos).

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído