A menos de 24 horas del paro general, la sociedad comienza a prepararse para una jornada inusual en la que los ciudadanos deberán decidir entre ejercer su derecho de huelga o ejercer su derecho al trabajo. Los sindicatos preparan ya su presencia en las calles para intentar paralizar el país, mientras en las empresas que no respaldan la huelga están preparando cómo evitar las acciones de los piquetes informativos.
 
En los bancos, por ejemplo, están repartiendo botes de aceite para esparcirlos sobre las cerraduras y que de esta manera se evite el efecto de la silicona. Cabe recordar que durante la huelga de septiembre de 2010 numerosos comercios y entidades de ahorro del centro de la ciudad amanecieron con sus cerraduras inutilizadas, provocando el cierre del negocio y hacer que los cerrajeros realizaran huelga pero a la japonesa.
 
Las empresas también pondrán en marcha otras medidas para evitar la acción disuasoria de los sindicatos. Por ejemplo, en los grandes almacenes se está citando a los empleados una hora antes del inicio de su jornada laboral y cambiando turnos ante la presencia de piquetes informativos a la hora de abrir. De esta forma, todos los trabajadores ya estarían en su puesto de trabajo al empezar la jornada laboral.
 
En el caso de empresas que dependen del transporte, se están modificando rutas y horarios para que no coincidan con los sindicatos, y así se está haciendo con los transportistas que deban entregar mercancía el jueves en Salamanca, a quienes se está citando antes para evitar encontrarse con los piquetes. Cabe recordar que durante la última huelga general se quemaron neumáticos en las entradas y salidas de los polígonos para que no circularan camiones.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído