El Cabildo de la Catedral decidió llevar a cabo una intervención en la imagen del Cristo de las Batallas que liberase la hechura primitiva de todos los añadidos que las necesidades y avatares de la historia han ido aplicando sobre ella. Como resultado de dicha voluntad, ha tenido lugar la presentación pública de la primitiva imagen del crucificado en su capilla de la Catedral Nueva. Así, se han descubierto los rasgos originales de la talla y la policromía más antigua que conserva, mostrando un espléndido Cristo absolutamente desconocido hasta el momento presente. 
 
El Cristo de las Batallas tiene un valor histórico y cultural de primer orden para la Iglesia de Salamanca, puesto que ha sido leído en clave de vínculo con la restauración de la sede salmantina respecto del dominio musulmán y de la consiguiente liberación de estas tierras para la cristiandad. Por ello, el Cabildo ha querido reservar la primitiva imagen del Crucificado y preservarla de hoy en adelante como reliquia -no como objeto de museo- en atención a la venerable Tradición secular de la que es depositario y guardián. 
 
Junto a la recuperación de la imagen primitiva, se ha colocado una réplica de las mismas dimensiones del original -incluyendo la recreación de una policromía casi exacta a la más antigua- sobre la cruz y peana históricas, en el retablo que se erigió para la imagen en 1734 en la Catedral Nueva. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído