La Junta de Castilla y León parece que no está dispuesta a recular respecto a las unidades de gestión clínica que pretende instaurar, a pesar de la oposición de numerosos trabajadores sanitarios y sindicatos. Así lo ha confirmado el gerente del Servicio Regional de Salud de Castilla y León, Eduardo García Prieto, en la inauguración de las segundas ‘Jornadas de Gestión Sedisa-Pfizer: Estrategia y Gestión’.

 

Además, ha asegurado que con las gerencias únicas aspiran a mejorar la atención a los pacientes y evitar los problemas de continuidad que se suceden al pasar de la medicina primaria a la especializada. Por último, ha señalado que el marco de su conferencia gira en torno a los problemas que surgen en un servicio que funciona las 24 horas del día y cuyos procedimientos no son siempre ágiles. Todo ello enfocado a la apuesta de la Junta por realizar cambios estructurales en el sistema sanitario de la comunidad.

Ya durante la conferencia, García Prieto se refirió a la necesidad de nuevos enfoques por parte de la Administración en la colaboración entre sanidad pública y privada. Así, los expertos abogan por la profesionalización de la gestión sanitaria y por la reforma del primer nivel asistencial. El vicepresidente de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa), César Pascual Fernández, ha explicado que "hay necesidades en la colaboración público-privada que no estánn bien cubiertas, son limitantes y están generando que algunas de estas colaboraciones no estén yendo todo lo bien que podrían ir".

Por su parte, Miguel de Frutos Cuevas, jefe de Relaciones Institucionales de Pfizer, ha considerado que esta colaboración "es fundamental para la optimización de los recursos sanitarios". Mientras, Joaquín Estévez Lucas, presidente de Sedisa, ha manifestado que es necesario reorientar el sistema hacia la promoción de la salud, la mayor responsabilidad de los ciudadanos y hacer hincapié en la atención a la cronicidad.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído